8. nov., 2019

Inauguran oficialmente la Olimpiada Mundial de Robótica en Hungría

La bandera de Panamá portada por los estudiantes Alejandro Pérez, Hanna Figueroa, Samantha Melendez y Edwin Solís, se lució en el paseo olímpico inaugural de la Olimpiada Mundial de Robótica WRO 2019, en la ciudad de Gyor, Hungría.

El acto inaugural estuvo a cargo del Ministro de Tecnología e Innovación de Hungría, Lazlo Palkovics, quién le dio la bienvenida a las delegaciones de las 75 naciones del mundo que se medirán en la Olimpiada de Robótica.

Sostuvo el Ministro Palkovics que fue un reto para Hungría asumir una tremenda responsabilidad de celebrar esta olimpiada que, al principio, muchos no creyeron posible y hoy es un sueño hecho realidad que contó con todo el respaldo del gobierno de Hungría y patrocinadores privados.

"Son más países que debían estar aquí, pero muchos no pudieron venir por razones financieras, por eso quiero tomar una iniciativa desde aquí para la competencia del próximo año en Canadá, Hungría va a patrocinar la delegación de un país que no pudo venir aquí por falta de recursos y así incrementar la asistencia de más países; así es que tomamos esta iniciativa y pido que otra nación que cuente con recursos hacer lo mismo y tome el reto de patrocinar la delegación de un país que lo necesite",
destacó el Ministro Húngaro Lazlo Palkovics.

Las autoridades de la World Robot Oimpiad y funcionarios del gobierno de Hungría destacaron el impacto de estas competencias para la juventud estudiosa del mundo, donde quizá, lo más importante no es ganar sino "trabajar en conjunto para resolver los problemas del mundo, olvidando nuestras diferencias geopolíticas, fortaleciendo nuestros lazos de hermandad".

Este sábado y domingo son las competencias en propiedad y los 75 países participantes, incluyendo Panamá, en la inauguración dejaron sentados su disposición de llevar a cabo una competencia de altura, pero asumiendo el reto de resolver problemas propios y del mundo en el desarrollo de sus proyectos de robótica, destacando el valor del ser humano como principal prioridad de la olimpiada.