22. abr., 2017

La psoriasis, su impacto físico y mental, en la calidad de vida de los pacientes

  • Se estima que, en Panamá, 60,000 personas padecen de esta enfermedad.
  • En la psoriasis, la severidad de la enfermedad tiene un fuerte impacto, no solamente a nivel físico, sino también a nivel psicológico, pudiendo dar origen a baja autoestima y aislamiento social.
  • Ustekinumab, tratamiento de última generación, proporciona a los pacientes con psoriasis en placa, de moderada a severa, una mejora significativa no solamente de su condición física sino también de su condición mental.

 La psoriasis es una enfermedad común de la piel, crónica, caracterizada principalmentepor descamación e inflamación de la piel. En laspersonas con psoriasis, las células de la piel se renuevan muchomás rápido de lo normal (5 veces más), por lo que se acumulan en lasuperficie, formando lesiones costrosas, gruesas, enrojecidas, que en muchos pacientes producen picazón intensa, y a veces dolor y sangrado, especialmente al rascado.

Según, la Federación Internacional de Asociaciones de Psoriasis (por sus siglas en inglés IFPA), existen 125 millones de personas en todo el mundo con esta enfermedad, aproximadamente un 3% de la población mundial. Por su parte, la Fundación Psoriasis de Panamá, indica que en nuestro país existen alrededor de 60,000 personas que padecen de esta enfermedad.  La psoriasis con frecuencia aparece por primera vez, entre los 15 y 25 años, pero también se puede desarrollar a cualquiera edad, y se presenta tanto en hombres como en mujeres, y en todos los estratos socioeconómicos.

Comúnmente la psoriasis, es considerada como una irritación menor de la piel. La realidad es muy diferente ya que la enfermedad puede ser dolorosa y potencialmente incapacitante, tanto a nivel laboral como en la realización de las actividades diarias. La severidad de la psoriasis toma en cuenta el impacto físico y emocional que la enfermedad produce en una persona, llegando a influir, significativamente, en la calidad de vida de quienes la padecen.

Las personas con psoriasis suelen tener estar asociados con una mayor prevalencia de determinados trastornos: obesidad, diabetes, síndrome metabólico, enfermedades cardiovasculares, artritis psoriasica, otras enfermedades autoinmunes, alteraciones psicológicas, enfermedad del hígado, cáncer, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, apnea del sueño y abuso del alcohol.  No es infrecuente evidenciar trastornos de la salud mental, causando depresión, estrés, ansiedad, pérdida de autoestima y aislamiento social.

¿Qué causa la psoriasis?

La psoriasis es causada por alteraciones del sistema inmune, estímulos desconocidos producen la activación de unas células llamadas linfocitos T, lo que produce inflamación y la rápida renovación de las células de la piel.

 Se desconoce cuál es la causa de la actividad anormal de los linfocitos T, pero se cree que en los individuos afectados hay una predisposición genética que favorece la aparición de la enfermedad cuando hay contacto con factores ambientales desencadenantes como infecciones, traumatismos, estrés, frío, consumo de cigarrillo o alcohol, entre otros.

 

 

 

Placas o costras enrojecidas cubiertas por costras a veces plateadas

 

 

 Prurito, ardor o dolor en las zonas afectadas

 

 

Uñas engrosadas, punteadas o estriadas

 

                  Piel seca y agrietada que puede              sangrar con el rascado

 

                                    

 

Hinchazón o rigidez de                                 

            las articulaciones

 

 

 

 Los síntomas de la psoriasis varían de persona a persona, pero en general, incluyen uno o varios de los siguientes:

Psoriasis en placas.

Existen diferentes tipos de psoriasis, siendo la psoriasis en placas, la forma más común, ya que afecta al 80-90% de los pacientes. La principal característica es la aparición de las placas enrojecidas de forma redondeada, oval o irregular y cubiertas por una costra de aspecto

plateado. Estas placas suelen producir picazón intensa, puede tener varios centímetros de diámetro y se ubican generalmente en el cuero cabelludo, el tronco, orejas, los glúteos y región lumbar, genitales, uñas de las manos y pies, plantas de los pies, con predilección por las superficies extensoras de los codos y las rodillas. 

Dependiendo de las partes del cuerpo que pueden verse afectadas por esta enfermedad, o de la extensión de las lesiones se clasifica como: leve, moderada o severa. Sin embargo, la severidad del psoriasis también se mide por la forma en que la psoriasis afecta la calidad de vida de una persona. Por ejemplo, la psoriasis puede tener un serio impacto en las actividades diarias, incluso si se trata de un área pequeña, como las palmas de las manos, zonas visibles del cuerpo o las plantas de los pies.

Diagnóstico y tratamientos.

En la mayoría de los casos, el médico dermatólogo puede diagnosticar la psoriasis a partir de los síntomas, y el examen directo de las lesiones de la piel. En algunas ocasiones, cuando el diagnóstico es dudoso, el médico puede requerir una biopsia, es decir tomar una pequeña muestra de la piel para observarla en el microscopio y con ello confirmar la enfermedad y descartar otras posibilidades.

Hoy en día, ésta enfermedad no tiene cura, sin embargo, los tratamientos para la psoriasis tienen dos objetivos principales, el primero es controlar el proceso inflamatorio de la piel para evitar la formación de placas y el segundo, es remover las costras para mejorar la condición de la piel.

El dermatólogo decidirá cuál es el tratamiento más adecuado, dependiendo del tamaño, ubicación y severidad de la enfermedad, además de la presencia de complicaciones.

Globalmente, los tratamientos para la psoriasis pueden dividirse en tres grupos:

  • Tópicos: corticosteroides, humectantes, emolientes, etc.
  • Orales convencionales
  • Terapia biológica
  • Fototerapia: Consiste en exponer la piel a la luz ultravioleta en un ambiente controlado, lo que reduce los síntomas de la psoriasis.

Terapia biológica, tratamientos de última generación

La terapia biológica consiste en usar sustancias producidas por organismos vivos –generalmente anticuerpos– para bloquear la actividad de las células inmunes involucradas en los síntomas de la psoriasis.

El Dr. José Antonio Herrera, Gerente Médico de Inmunología de Janssen para Centroamérica y el Caribe, sobre este tipo de tratamientos y nos indicó que: “dentro de estas terapias biológicas, se encuentra una, cuya molécula se denomina Ustekinumab, cuyo mecanismo de acción le permite “reconocer”, unirse e inactivar las citocinas causantes del proceso inflamatorio de la piel, impidiendo la formación de las placas y eliminando las lesiones de la psoriasis”.

Esta alternativa de tratamiento es recomendada para pacientes con psoriasis de moderada a severa. Con más de 3,000 pacientes tratados (en estudios clínicos) durante  5 años, los datos de seguridad y eficacia obtenidos demuestran que el tratamiento es bien tolerado, eficaz y seguro.

Añadió el Dr. Herrera, que “los estudios clínicos, realizados en personas con psoriasis en placas, siete de cada 10 personas que toman Ustekinumab, observaron al menos una piel 75% más clara a las 12 semanas de tratamiento, y seis de cada 10 personas que siguieron este tratamiento, calificaron su psoriasis en placas como inexistentes o mínima a las 12 semanas de estar recibiendo el medicamento. Este novedoso tratamiento tiene el mejor régimen de dosificación de todos los tratamientos sistémicos para la psoriasis, se administra por vía subcutánea cada 12 semana, es decir 4 aplicaciones al año después de la dosis inicial. Es importante señalar, que después de 5 años de tratamiento, aproximadamente el 80% de los pacientes tratados con Ustekinumab, mantienen la respuesta”.

El impacto de la psoriasis influye notablemente en la calidad de vida y esto se ve reflejado en el aumento de diferentes patologías psicoactivas y sociales, y en la adquisición de hábitos perjudiciales como el tabaco o el alcohol, favorecidos por la baja autoestima y el aislamiento al que sienten sometidos los pacientes.

La ansiedad y depresión son trastornos comunes de esta enfermedad. Los pacientes tratados con Ustekinumab, después de 12 semanas, también presentan una mejora significativa en su bienestar mental y en su condición física, lo que les permite disminuir sus limitaciones laborales e incrementar su productividad, ya que se reduce el número de días por incapacidad laboral, por causa de la enfermedad.

Es importante que cada paciente consulte a su médico para determinar el tratamiento que debe de recibir para la psoriasis y con ello conseguir el alivio o desaparición de las lesiones, el dolor, la inflamación y, por consiguiente, le permita regresar a sus actividades diarias.



Mayo Clinic Staff. Psoriasis. Disponible en http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/psoriasis/basics/definition/con-20030838?p=1. 2

 Sitio web de la National Psoriasis Foundation en: https://www.psoriasis.org

Kim N, Thrash B, Menter A. Comorbidities in psoriasis patients. Semin Cutan Med Surg. 210;29 (1):10-5

Mayo Clinic Staff. Psoriasis. Disponible en http://www.mayoclinic.com/heath/psoriasis/ds00193

Krueger JG, Bowcock A. Psoriasis pathophysiology: current conceptsof pathogenesis. Ann Rheum Dis 2005;64(Suppl II):ii30–ii36.

Menter A, Gottlieb A, Feldman SR, et al. Guidelines of care for the management of psoriasis and psoriatic arthritis: Section I. Overview of psoriasis and guidelines of care for the treatment of psoriasis with biologics. J Am Acad Dermatol. 2008;58 (5):826-50

Mayo Clinic Staff. Psoriasis. Disponible en http://www.mayoclinic.com/heath/psoriasis/ds00193.

Mayo Clinic Staff. Psoriatic arthritis. Disponible en: http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/psoriatic-arthritis/basics/definition/con-20015006

Mayo Clinic Staff. Psoriasis. Disponible en http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/psoriasis/basics/definition/con-20030838?p=1.

Consenso latinoamericano de psoriasis 2009, guías de tratamiento, Sociedad latinoamericana de psoriasis.