27. jun., 2020

¿El COVID-19 puede afectar en el embarazo?

-Ahora que nos encontramos en medio de la pandemia por Coronavirus (SARS-COV-2), es normal tener dudas relacionadas con los riesgos de contagio. Tomando esto en cuenta Merck, compañía líder en ciencia y tecnología conmemora el mes de la fertilidad resolviendo las posibles dudas de las parejas que se encuentran en la etapa de planificación familiar.

Por iniciativa de la Asociación Americana de Fertilidad en junio se celebra el Mes Internacional de la Fertilidad el cual, tiene como objetivo educar sobre la importancia de la planificación reproductiva y concientizar, respecto a los factores que pueden causar infertilidad.

Derivado de la pandemia, durante varias semanas las clínicas de fertilidad permanecieron cerradas en el país, sin embargo, durante la segunda semana de mayo la Asociación Panameña de Medicina Reproductiva, autorizó reiniciar las actividades prenatales y de tratamientos de fertilidad.

Hay datos limitados disponibles sobre la infección por el virus SARS-CoV-2 y la enfermedad que causa (COVID-19) durante el embarazo. Según la evidencia actual, las mujeres embarazadas no parecen tener un mayor riesgo de infección con el virus o de tener síntomas más graves que la población general.

Según la clínica de Fertilidad IVI en España, el contagio por el virus SARS-CoV-2 y los otros Coronavirus similares, se produce a través de la unión del virus con receptores en las células respiratorias o intestinales y hasta el momento, el virus no se ha encontrado en muestras de semen y es muy poco probable que se encuentre en óvulos.

En relación con la atención de la salud sexual y reproductiva, la Organización Mundial de la Salud ha indicado que deben respetarse estos derechos, a pesar de la pandemia. Así mismo, publicó una guía provisional sobre el manejo clínico de la infección respiratoria en mujeres embazadas. Algunos de los puntos destacados son:

  • Las mujeres embarazadas deben tomar las mismas precauciones que el resto de la población para evitar el contagio del virus.
  • Ante la aparición de fiebre, tos o dificultad para respirar, se debe buscar enseguida asistencia médica. Antes de acudir a un centro médico coordinar con su médico para establecer si es adecuado abordar las consultas por teléfono.
  • Hasta el momento, no se ha detectado al virus activo en muestras de líquido amniótico o leche materna. Por lo que se desconoce si el virus puede transferirse al bebé durante el embarazo o el parto.
  • Según la OMS hasta la fecha no se ha revelado la transmisión de COVID-19 a través de la leche materna ni el amamantamiento, por lo que no existen motivos para evitar la lactancia ni interrumpirla.
  • Las mujeres con sospechas o confirmación de infección por SARS-CoV-2 pueden amamantar si lo desean, aplicando las siguientes medidas:
    • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o con un gel hidroalcohólico, especialmente antes de tocar al bebé.
    • Utilizar una mascarilla médica durante todo contacto, en particular mientras lo amamanta.
    • Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo al estornudar o toser y desecharlo. Inmediatamente lavarse las manos.
    • Limpiar y desinfectar sistemáticamente todas las superficies que se toquen.
    • Es importante sustituir la mascarilla médica en cuanto empiece a humedecerse y desecharla inmediatamente. No se debe reutilizar la mascarilla ni tocar su parte frontal.[1]

Pese a que cada año nacen 15 millones de bebés en el mundo, se estima que el 9% de la población mundial tiene dificultades para concebir.

Respecto al seguimiento y aplicación de los tratamientos de fertilidad durante la época de la pandemia, el doctor Mynor Álvarez, Gerente Médico de Merck indica, “Se puede definir como infertilidad a la incapacidad de concebir después de 12 meses de relaciones sexuales regulares sin protección en mujeres menores de 35 años o bien, después de los 6 meses cuando se trata de mujeres mayores de 35 años.[2] Cuando se recurre a un método de reproducción asistida, el tiempo es crucial, por lo que, según el diagnóstico, existen parejas que no pueden aplazar demasiado la aplicación, porque podrían tener consecuencias desfavorables

Basándonos en lo anterior, el médico recomienda mantener constante comunicación con su centro de fertilidad para que el especialista pueda seguir cada caso y sugerir a la pareja esperar o bien, continuar con el plan.

Para conocer más acerca de la fertilidad y los centros de atención que existen en Panamá, las parejas pueden ingresar a www.papasenconstruccion.com 

Acerca de Merck

Merck, una compañía líder en ciencia y tecnología, opera a través de materiales de salud, ciencias de la vida y rendimiento. Alrededor de 57,000 empleados trabajan para marcar una diferencia positiva en la vida de millones de personas cada día creando formas de vida más alegres y sostenibles. Desde el avance de las tecnologías de edición de genes y el descubrimiento de formas únicas de tratar las enfermedades más difíciles hasta la inteligencia de los dispositivos, la compañía está en todas partes. En 2019, Merck generó ventas de €16.2 miles de millones en 66 países.

La exploración científica y el emprendimiento responsable han sido clave para los avances tecnológicos y científicos de Merck. Así es como Merck ha prosperado desde su fundación en 1668. La familia fundadora sigue siendo el propietario mayoritario de la compañía que cotiza en bolsa. Merck posee los derechos globales sobre el nombre y la marca Merck. Las únicas excepciones son los Estados Unidos y Canadá, donde los sectores comerciales de Merck operan como EMD Serono en atención médica, MilliporeSigma en ciencias de la vida y EMD Performance Materials.

Presente en Centroamérica desde 1971, Merck emplea a más de 200 personas en toda la región de Centroamérica, Panamá, República Dominicana y Caribe Inglés. Los productos del Grupo Merck están presentes en las áreas de Biofarma y Ciencias de la Vida.

 https://www.merckgroup.com/gt-es