4. abr., 2021

Por qué se producen y cómo pueden afectar la fertilidad de las mujeres

Por lo regular, el ciclo menstrual de la mujer tiene lugar cada 28 días, aunque algunos especialistas consideran normal un ciclo que oscila entre los 21 y los 35 días, contando siempre a partir del primer día de la menstruación y hasta la aparición de la siguiente. Sin embargo, encuanto a la duración de la regla, esta varía de un ciclo a otro y puede ser incluso diferentes entre una mujer y otra.

Los síntomas de una alteración hormonal suelen confundirse con otras afecciones comunes, por ello, es importante acudir a un médico, realizar una revisión completa y obtener un diagnóstico.

Al respecto el Dr. Saúl Barrera, Director Médico de IVI Panamá, destaca que, “es importante tomar en cuenta que algunas señales de alarma pueden ser la disminución o aumento sustancial de la cantidad de sangre eliminada, que la frecuencia del ciclo menstrual sea mucho mayor o menor a los 28 días entre cada ciclo o por la duración de la menstruación”.

 A continuación, compartiremos información que servirá como referencia para sospechar una alteración hormonal, que pueden ser severos o persistentes, como la Hipermenorrea, Amenorrea, Polimenorrea, Menometrorragia, Hipomenorrea, Dismenorrea y Oligomenorrea.

 

Cuando algo no está bien

La actividad hormonal desempeña un papel muy importante en la salud de todo el organismo, e interviene tanto en el aspecto físico como el mental. Por ello, sufrir un desequilibrio hormonal trae consigo trastornos que afectan la calidad de vida, de una forma u otra manera.

 

Cuando la regla no llega en el momento que debería llegar, puede ser por dos razones: bien porque existe un embarazo, o porque existe una razón por la que el cuerpo no está funcionando de manera correcta.

Cuando ocurren o se producen síntomas en la regla o alteraciones en el ciclo menstrual, esto podría ser signo de alguna patología que deba ser tratada y que afecte tanto a la fertilidad de la mujer como a otros ámbitos de la salud, particularmente su fertilidad.

Una alteración de la ovulación puede estar ocasionada por razones fisiológicas o relacionadas con una alteración en la hipófisis, que es la parte del cerebro que regula las hormonas.

Alteraciones menstruales durante la adolescencia

En función de cuando se den los primeros indicios de pubertad, la regla llegará antes o después, estimándose un intervalo normal entre los 10 y los 15 años, pero esta edad puede variar de un país a otro. Esta primera menstruación que marca una etapa importante en la adolescencia se conoce con el nombre de menarquia, y suele llegar precedida de un aumento en el flujo vaginal.

Para el Dr. Saúl Barrera, Director Médico de IVI Panamá, “Es importante valorar si la primera regla no logra aparecer en torno a los 16 años, en caso contrario será necesario consultar con el médico, considerando que la amenorrea primaria puede deberse a una ausencia de hormonas, quistes en los ovarios o incluso enfermedades congénitas que afecten al desarrollo normal del útero y la vagina”.

Mayor atención en la vida fértil

Es importante saber que las alteraciones menstruales pueden ser más frecuentes en los dos extremos de la vida fértil de las mujeres, la cual abarca desde la adolescencia y después de los 40 años, conforme la mujer se acerca a la menopausia.

Estas alteraciones pueden incluir ausencia de la regla, variaciones en el tiempo transcurrido entre los ciclos, duración anormal del periodo o un exceso/escaso sangrado. Cuando una mujer que tiene la regla normalmente comienza a presentar alteraciones menstruales, es fundamental que sea valorada por un ginecólogo.

Durante los primeros meses tras el comienzo de la primera regla es frecuente que los periodos sean irregurales, aunque a medida que pasa el tiempo y el cuerpo va madurando, se irá alcanzando una regularidad (aproximadamente, entre uno y dos años después de esta primera menstruación). En caso de que esta regularidad no se produzca, podríamos estar ante alguno de los problemas arriba descritos, por lo que se debería consultar con el ginecólogo.

Trastorno menstrual y fertilidad

Es indudable que los trastornos menstruales afectan a la fertilidad y aunque no hay datos estadísticos del número de mujeres que sufren trastornos menstruales como la amenorrea, dismenorrea, síndrome premenstrual entre otros, la realidad es que afectan a un alto porcentaje de mujeres”, afirma el Dr. Barrera.

En IVI Panamá, es muy frecuente que a las consultas de reproducción asistida acudan muchas mujeres con desórdenes en la menstruación que les dificultan quedar embarazadas y cumplir el sueño de ser madres, razón por la cual tener ciclos menstruales regulares ayuda la mujer, mientras que cuando los ciclos son irregulares (uno de los trastornos de la menstruación más habituales) la situación se complica, razón por la cual lo recomendable es acudir al médico especialista para que les explique los tratamientos que existen para conseguir el embarazo.

Al respecto Saúl Barrera señala “lo aconsejable es hacer un estudio hormonal y ecográfico para valorar la situación y actuar de acuerdo con el diagnóstico con un tratamiento u otro, también hay ocasiones en las que las mujeres acuden porque sufre amenorrea o falta de regla, lo cual es otro problema que pueden padecer las mujeres y que está relacionado directamente con la fertilidad”.

La amenorrea puede ser de carácter permanente o temporal, durante el tiempo que equivaldría a 3 ciclos o a un periodo de 6 meses y puede ser primaria, es decir, cuando una mujer nunca ha tenido la regla a una edad de entre 14 y 16 años; o secundaria, es decir, cuando después de haber tenido reglas, estas desaparecen durante 6 o más meses y pueden tener origen en el cerebro, responder a un fallo ovárico o estar en la zona genital, vagina y útero de la mujer.

“Sin duda, la complejidad de enfermedades y alteraciones  que causan amenorrea son amplísima, las cuales pueden ir desde síndrome de ovarios poliquísticos o hiperprolactinemia, hasta el fallo ovárico precoz, alteraciones en el peso o causada por ejercicios intensos”, destaca el especialista de IVI Panamá.

Debido a la relación entre los trastornos menstruales y la fertilidad a corto, medio o largo plazo, para las mujeres que tienen alguno de estos problemas, es importante siempre valorar la reserva de óvulos para preservar la fertilidad. En estos momentos en los que la maternidad se retrasa cada vez más, es importante tener en cuenta esta opción para en un futuro poder ser madres con sus propios óvulos en lugar de recurrir a donantes.