24. abr., 2022

La calidad de los óvulos y esperma influyen en un embarazo exitoso

La mujer a los 18 años tiene un 25% de probabilidad de embarazo cada mes y según va avanzando el tiempo disminuye al 8% al llegar a los 42 años aproximadamente. 

o   Entre un 30-50% de los problemas de infertilidad son de origen masculino y de ellos el 90% tiene que ver con la producción de espermatozoides.

Dentro de los primeros estudios que se le realizan a una mujer soltera o a una pareja que está en la búsqueda de un embarazo, será la verificación de la calidad de sus óvulos o espermatozoides. Esto se hará independientemente si quieren lograrlo de forma natural o si ya han considerado utilizar algún tratamiento de reproducción asistida porque el historial clínico así lo indica.

Uno de los principales problemas de infertilidad radica en la calidad de los gametos femeninos y masculinos y son diversas las causas que la disminuyen, dificultando o imposibilitando la concepción. Afortunadamente, hay tratamientos cada vez más eficaces para solucionar este tipo de problemas.

“En el caso de la mujer se le realizará un análisis de la hormona antimuleriana (AMH) y una ecografía transvaginal y en el hombre un recuento de espermatozoides con el objetivo de evaluar la calidad y la cantidad de células sexuales en ambos que susceptibles de fecundarse con éxito”, indica el Doctor Saúl Barrera, director médico de IVI Panamá. 

Barrera agrega que “los esfuerzos en esta rama de la medicina es hacer reversible el envejecimiento de los óvulos ya que cada vez es más frecuente el retraso de la maternidad y entre más edad tenga la mujer en edad fértil más afecta su reserva ovárica. Ya que la mujer a los 18 años tiene un 86% de fertilidad y, según va avanzando el tiempo este porcentaje disminuye al 36% alrededor de los 42 años aproximadamente”.

Además, hay otros factores ambientales que también influyen en la infertilidad masculina y femenina como lo son el tabaquismo, los disruptores endocrinos y el cuidado de la salud en general. 

Calidad de los óvulos

Cuando se detecte un fallo ovárico, óvulos de mala calidad, o se presente algún síntoma de óvulos envejecidos en los exámenes que incluye el Fertility Pack, el especialista le dará la recomendación del mejor tratamiento a tomar según su caso específico. Puede ser una estimulación ovárica mediante técnicas de reproducción asistida como la fecundación In Vitro (FIV) o acudiendo a la ovodonación si fuera el caso necesario.

La vitrificación de ovocitos es una de las técnicas de preservación de la fertilidad que permite posponer la capacidad reproductiva de una mujer el tiempo que se desee, con las mismas posibilidades que en el momento en que se vitrifican los óvulos. Con la vitrificación de los óvulos las mujeres pueden alcanzar la madurez sin experimentar una disminución significativa en la capacidad para concebir en un futuro.

Calidad de los espermatozoides

Los problemas de infertilidad también tienen origen masculino (30-50%) y de ellos el 90% tiene que ver con la producción de espermatozoides. Hay evidencias científicas de que ha aumentado la cantidad de hombres infértiles. Según el estudio “Total motile sperm count trend over time across two continents (TMSC)” realizado en las Clínicas IVI de Estados Unidos y España a 119,982 hombres; ha aumentado la proporción de riesgo de requerir un tratamiento de fertilidad en los últimos años, pasando de un 12,4% en 2004 a un 21,3% en 2017.

La investigación también determinó que los hombres con TMSC (parámetro que predice la probabilidad de lograr un embarazo) mayor de 15 millones de espermatozoides, no requerirían un tratamiento de fertilidad en sí mismos. Los que tienen entre cinco y 15 millones en el contador, estarían en riesgo de requerir un tratamiento de fertilidad menor como la inseminación artificial; y entre cero y cinco millones, podrían precisar de una FIV o posiblemente con inyección intracitoplásmica de esperma (ICSI).

Mejorando la calidad de los gametos

Hay investigaciones no precisas que hablan de las causas de estas anomalías en la fertilidad femenina y masculina. Como se mencionó están los disruptores endocrinos que son sustancias químicas o mezcla de ellas que alteran el funcionamiento del sistema endocrino y, como consecuencia, afectan la salud y alteran la actividad y las funciones de las hormonas que afectan directamente la fertilidad.

De ahí que las recomendaciones sean cuidar la salud en general, evitar el consumo de tabaco y alcohol. También hacer ejercicios, mantener el peso ideal y comer saludablemente. Además de llevar un control médico con especialistas en reproducción asistidas si tienen pensado concebir un hijo en estos momentos o posteriormente resulta de gran importancia para que este se logre con éxito.