9. nov., 2019

IVI Panamá lleva a cabo charla sobre Preservación de la Fertilidad antes del Cáncer para pacientes de ANCEC

  • En conmemoración del mes de sensibilización sobre el Cáncer de Mama, IVI Panamá aprovecha la oportunidad de brindar información a las pacientes de ANCEC
  • Es de vital importancia que la paciente sepa que existe la probabilidad de preservar su fertilidad y, en caso de decidirlo, debe actuarse de manera rápida

En el marco del mes de la prevención del cáncer de mama y próstata, IVI Panamá presentó una interesante charla sobre Preservación de la Fertilidad en la paciente oncológica, para las pacientes de la Asociación Nacional Contra el Cáncer (ANCEC).

Durante la presentación, el Dr. Saúl Barrera, ginecólogo obstetra, especialista en reproducción humana y director médico de IVI Panamá, conversó sobre la preservación de la fertilidad en pacientes oncológicas, ofreciendo información valiosa sobre esta enfermedad que afecta a miles de personas.

Para las mujeres y hombres que han sido diagnosticados con algún tipo de cáncer y que en el futuro deseen ser padres, es importante hablar con su médico de cabecera sobre como afectará cada tratamiento su fertilidad, para así evaluar opciones de como preservar la fertilidad antes de iniciar algún procedimiento. 

Hoy en día, los tratamientos oncológicos en las últimas décadas han evolucionado de forma positiva y se ha conseguido aumentar de forma espectacular las tasas de curación de algunas patologías hematológicas, como la enfermedad de Hodgkin y ciertos tumores sólidos.

El Dr. Barrera hizo hincapié en que la detección precoz de la enfermedad es vital si se está pensando en la preservación de la fertilidad y que esto se consigue examinándose periódicamente.

Aunque existen varias técnicas para preservar la fertilidad, entre las que podemos mencionar, Vitrificación de los óvulos, Congelación de la corteza ovárica, Trasposición de ovarios, Protección médica de las gónadas y Maduración in vitro de ovocitos, el Dr. Barrera considera la vitrificación de óvulos como el método más viable para la preservación de los mismos, ya que las demás técnicas son de uso menos extendido y consideradas aún como experimentales.

La vitrificación se trata de un procedimiento en el cual se crio-preservan, es decir la inmersión directa en nitrógeno líquido a temperaturas muy bajas en este caso, -196º centígrados, los óvulos maduros que son obtenidos, luego de una estimulación ovárica, conservando intacta su calidad por un tiempo indefinido, con el fin de usarlos una vez superada la enfermedad.

En IVI el paciente es el centro de su actividad y, por ello, todos sus profesionales se esfuerzan cada día por ofrecer la mejor calidad asistencial. Por ello prestamos especial atención a la paciente oncológica, para ser lo más empático posible, entender sus necesidades fisiológicas y psicológicas y través de las distintas técnicas de reproducción asistida, darle un aliento de esperanza a las personas que padecen esta enfermedad.

IVI hace un llamado, para que la concientización acerca de la prevención del cáncer de mama y próstata no sea solo un mes al año, sino algo de manera permanente y de automotivación.

 

2. nov., 2019

La Asociación Nacional de Enfermeras de Panamá, culminó el mes de octubre con una feria de promoción de la salud desarrollando una serie de actividades que se realizaron a lo largo del mes de la prevención del cáncer de mama y promoción de la salud mental. 

Durante la feria, el público asistente obtuvo servicios de manera gratuita como toma de presión arterial, vacunación, entrega de información sobre el cuidado de la salud mental, lavado de manos, como realizarse el autoexamen de mamas, así como también venta de frutas, verduras y exhibición de stands con productos para el cuidado de la piel entre otros.

Ana Reyes de Serrano presidenta de la Asociación Nacional de Enfermeras de Panamá agradeció a todos los miembros activos de ANEP que estuvieron involucrados con la organización de la feria, a las empresas que siempre apoyan cada actividad, destacando la participación del conjunto típico “la perseverancia” de la Policlínica Manuel María Valdés de San Miguelito porque sus integrantes son pacientes de salud mental que se han destacado realizando los que les gusta, bailar.

28. oct., 2019
  • Alrededor de 35 mil panameños padecen de epilepsia, según cifras del Ministerio de Salud de Panamá (MINSA). 
  • Un reciente estudio muestra la posibilidad de diagnosticar esta enfermedad a través de la genética.  

La epilepsia es conocida como un trastorno neurológico causado por un síndrome cerebral crónico, cuyo síntoma principal es la aparición de actividad eléctrica anormal en la corteza cerebral provocando convulsiones y pérdida de conocimiento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que en el mundo existen más de 50 millones de personas que padecen de epilepsia, y nuestro país no escapa de esta realidad. En Panamá, según estadísticas del MINSA cada año se detentan cerca de 2 mil pacientes nuevos con epilepsia.

Entre los principales síntomas que presenta esta enfermedad se encuentran: confusión temporal, episodios de ausencias, movimientos espasmódicos incontrolables de brazos y piernas, pérdida del conocimiento o conciencia, síntomas psíquicos como miedo, ansiedad o déjà vu.

Hasta la fecha identificar el área del cerebro responsable de generar las convulsiones era sumamente complejo. Sin embargo, recientemente un equipo internacional de investigadores dirigido por el reconocido hospital Cleveland Clinic, ha desarrollado nuevas puntuaciones de riesgo de epilepsia basadas en la genética que puede sentar las bases para un método más personalizado de diagnóstico y tratamiento para esta enfermedad.

Este análisis es el mayor estudio de genética de epilepsia que se ha desarrollado, así como el mayor estudio de epilepsia con muestras humanas. La investigación realizada, calculó por primera vez puntajes cuantitativos que reflejan el riesgo genético general de epilepsia, llamados puntajes de riesgo poligénico.

El doctor Dennis Lal, investigador del Instituto de Medicina Genómica del hospital Cleveland Clinic y autor principal de esta investigación, mencionó “El hecho que ahora podamos identificar a las personas con alto riesgo de epilepsia, e incluso comenzar a distinguir entre los dos tipos principales de epilepsia, en función de los puntajes genéticos es realmente emocionante. Estos resultados históricos preparan el escenario para una dirección completamente nueva de investigación sobre esta enfermedad”.

La epilepsia generalmente se diagnostica después de que un paciente experimenta dos convulsiones no provocadas. Los dos síndromes de epilepsia principales son la epilepsia generalizada (involucra ambos hemisferios cerebrales) y la epilepsia focal (se origina en un hemisferio cerebral).

 

AcercadeClevelandClinic

Cleveland Clinic es un centro médico académico, sin fines de lucro y con varias especialidades que integra la atención clínica y el cuidado hospitalario con la investigación y la educación. Ubicada en Cleveland, Ohio, la clínica fue fundada en 1921 por cuatro médicos de renombre con la visión de proporcionar atención médica al paciente basándose en los principios de cooperación, compasión e innovación. Cleveland Clinic ha sido pionera en muchos avances médicos, entre ellos la cirugía de revascularización coronaria y el primer trasplante de cara en Estados Unidos. U.S.News&WorldReport frecuentemente califica a Cleveland Clinic como uno de los mejores hospitales de la nación en su encuesta anual "Los mejores hospitales de Estados Unidos". Entre los 52.000 empleados de Cleveland Clinic, hay más de 3.600 médicos e investigadores que trabajan por salario a tiempo completo y 14.000 enfermeras, todos los cuales se dedican a 140 especialidades y subespecialidades médicas. El sistema de salud de Cleveland Clinic incluye un campus principal de 165 acres situado cerca del centro de la ciudad de Cleveland, once hospitales comunitarios, más de 150 consultorios para pacientes externos en el norte de Ohio –incluso 18 centros sanitarios de servicio completo para la familia y tres centros de salud y bienestar– e instalaciones en Weston, Florida; Las Vegas, Nevada; Toronto, Canadá; Abu Dhabi, EAU; y Londres, Inglaterra. En 2017, hubo 7,6 millones de visitas de pacientes externos, 229.000 admisiones hospitalarias y 207.000 casos quirúrgicos en todo el sistema de salud de Cleveland Clinic. Los pacientes llegaron para recibir tratamiento desde todos los estados del país y 185 países. Visítenos en clevelandclinic.org.  Síganos en twitter.com/ClevelandClinic. Noticias y recursos disponibles en newsroom.clevelandclinic.org.

18. oct., 2019


• El cáncer de mama representa el 16% con respecto a todos los cánceres femeninos
• Entre 30 y 79 años es el rango de edad con mayor incidencia en mujeres con cáncer

El cáncer de mama es el más común en las mujeres a nivel mundial. Representa el 16% con respecto a todos los cánceres femeninos. Aunque el cáncer de mama está considerado como una enfermedad del mundo desarrollado, la mayoría (69%) de las defunciones por esa causa se registran en países en vías de desarrollo, según los datos de Carga Mundial de Morbilidad de la Organización Mundial de la Salud.

En Panamá, el Cáncer de mama va en aumento. Según las cifras oficiales del Registro Nacional Poblacional del Cáncer en el año 2015, se dieron 5 mil 722 nuevos casos de cáncer en Panamá, siendo los de mayor incidencia el cáncer de mama (798), próstata (627), cérvico uterino (401), colon entre otros.

Con la edad, el riesgo de contraer cáncer de mama aumenta. Si nos detenemos a ver las cifras del Registro Hospitalario de Cáncer del Instituto Oncológico Nacional, en la Frecuencia de casos de cáncer según grupo de edad y sexo, la mujer se encuentra en un rango de 30 a 79 años.

Esto debe ser una señal de alarma, el cáncer de mama es una enfermedad que está atacando incluso a las mujeres más jóvenes, y es que esta, a menudo está vinculado con factores hereditarios. Con lo cual muchas de las personas afectadas, también ven afectadas las posibilidades de tener hijos al enfrentarse a estos diagnósticos.

Detección temprana es clave para preservar la fertilidad

La recomendación para una detección temprana son pruebas periódicas a partir de los 30 años para las mujeres sin antecedentes familiares de riesgo. Para las mujeres con casos conocidos de cáncer de mama en la familia, se recomienda que a mediados de los veinte años acudan a realizarse sus exámenes preventivos, porque en la ecografía y mamografía, los nódulos ya son reconocibles a partir de un tamaño de 5 mm, comenta la Dra. Mayka Morgan, especialista de la Unidad de Reproducción Humana de IVI Panamá.

Cuanto antes se detecte un tumor, mayores serán las posibilidades de recuperación. Esto también es sumamente importante para las mujeres y las parejas que quieren tener hijos, ya que la detección temprana brinda a los médicos en reproducción la oportunidad de llevar a cabo medidas de preservación de la fertilidad, como la congelación de óvulos (vitrificación).

Preservar la fertilidad como apoyo anímico para combatir el cáncer

La quimioterapia en mujeres en edad fértil impacta de forma negativa el funcionamiento del sistema reproductivo de la mujer, afectando a los ovarios, como también la cantidad de folículos y el valor de la hormona antimülleriana.

Incluso hasta dos años después del tratamiento con quimioterapia, se siguen percibiendo los efectos secundarios, como, por ejemplo, la ausencia de la menstruación.

Por lo tanto, como el tratamiento del cáncer afecta gravemente la fertilidad, el asesoramiento sobre medidas de preservación de la fertilidad es de gran importancia.

Con una tasa de supervivencia relativamente alta, es necesario hablar sobre planificación familiar antes de iniciar de lleno un tratamiento exitoso para combatir cáncer. Al momento del diagnóstico, un tercio de las mujeres afectadas se encuentra en una etapa fértil y desea tener hijos.

Psicológicamente, esto incluso puede ser beneficioso para las pacientes pensar en la planificación familiar, ya que le da razones para mantenerse positiva ante la enfermedad.

Así lo demostró el estudio: Seguimiento médico y psicológico de las pacientes oncológicas que preservaron su fertilidad antes de iniciar el tratamiento: una lucha - un reto, llevado a cabo por el director de IVI Las Palmas, el Dr. Javier Domingo, donde quedó demostrado que en el 63% de las pacientes diagnosticadas con cáncer, que previo al inicio de un tratamiento de quimio o radioterapia, vitrificaron sus ovocitos, el deseo de ser madre resulto ser tan importante como el de sanarse.

Este estudio refleja la importancia del factor psicológico para combatir la enfermedad, ya que tan solo el hecho de haber preservado la fertilidad antes del tratamiento contra el cáncer les da a las pacientes esperanzas de aguardar por un futuro y les da ánimo a luchar contra la enfermedad.


Técnicas para preservar la fertilidad

Luego de evaluar el tipo de cáncer, así como otros factores tales, como el tamaño, ubicación y la progresividad del cáncer, se debe considerar la edad de la paciente y su reserva de ovocitos, para entonces conversar con el médico oncólogo sobre las distintas técnicas para preservar la fertilidad de la paciente.

Vitrificación

Los ovocitos son sometidos a una congelación ultrarrápida en nitrógeno líquido a temperaturas de -196º centígrados y posteriormente almacenados hasta que la paciente decida. Esta técnica lleva un procedimiento que dura aproximadamente dos semanas, desde la fase de estimulación ovárica hasta el momento de la extracción de los ovocitos mediante la punción folicular.

Crio-preservación de la corteza ovárica

Se extrae un fragmento de la superficie del ovario mediante una cirugía laparoscopia. Luego el tejido es congelado y conservado los años que sean necesarios por la paciente. El procedimiento dura veinte minutos aproximadamente. Este tejido puede ser reimplantado, en una nueva intervención, recuperando su funcionalidad total, llegando a permitir inclusive la gestación natural, sin necesidad de apoyarse en tratamientos de reproducción asistida.

El objetivo final del tratamiento contra el cáncer es la recuperación de quien lo padece. Esto es posible hoy en día en un alto porcentaje. La medicina reproductiva ayuda a disfrutar la vida después de un tratamiento exitoso contra el cáncer y a cumplir los sueños tan grandes como el de formar o incrementar la familia.

Es necesario de los avances médicos para detener la enfermedad, pero también se requiere de una gran empatía psicológica y conocimiento de la situación de las pacientes y de todas sus necesidades para que el tratamiento tenga un enfoque integral.

Para lograr esto, es necesaria la comprensión y una rápida acción por parte de los médicos oncólogos en estrecha colaboración con los médicos especialistas en reproducción asistida.

17. oct., 2019

Se desconoce la causa específica del cáncer de seno, sin embargo, ciertos factores pueden poner a una persona en mayor riesgo de desarrollar la enfermedad como la edad, el origen étnico, el historial de salud personal, entre otros.

Otro factor importante para considerar es también la composición genética y los antecedentes familiares. La genética juega un papel dominante en la planificación del tratamiento para el cáncer de seno. Cuando sea apropiado, el uso de evaluaciones de riesgos y pruebas genéticas basadas en la familia puede proporcionar una comprensión básica de la estructura y función de los genes y determinar la mejor opción para el tratamiento.

Según Cleveland Clinic, el riesgo de cáncer de seno se duplica para las mujeres que tienen un familiar inmediato que ha tenido cáncer de seno: aproximadamente del 20% al 30% de las mujeres diagnosticadas con cáncer de seno tienen un familiar que también ha tenido cáncer de seno. Sin embargo, hasta el 80% de las mujeres diagnosticadas con cáncer de seno no tienen antecedentes familiares, y se cree que el cáncer ocurre debido a anormalidades genéticas que resultan del proceso natural del envejecimiento. Alrededor del 5% al 10% de los cánceres de seno están relacionados con mutaciones genéticas que una mujer hereda de su madre o padre.

Los genes más comunes asociados con el riesgo de cáncer de mama hereditario son los genes BRCA1 y BRCA2. Se requiere un análisis de sangre para determinar si un paciente porta alguno de estos genes, con resultados típicamente disponibles en unas pocas semanas.

“Durante una visita de asesoramiento genético en Cleveland Clinic, un consejero obtendrá un historial médico personal y un historial médico familiar detallado. Eso determinará si las pruebas genéticas son apropiadas o no, y qué cambios genéticos evaluar”, dijo Cassan Blake, M.D., oncóloga especializada en cirugía de mama en Cleveland Clinic Florida. "También ofrecemos pruebas predictivas para miembros de la familia que pueden haber heredado una mutación genética específica".

Para la mayoría de las personas, el cáncer de seno es una enfermedad que afecta a las mujeres, pero los hombres también pueden desarrollar la enfermedad. Aunque el cáncer de seno en los hombres es raro (menos del 1% de todos los casos nuevos de cáncer de seno), los hombres pueden desarrollar los mismos tipos de cáncer de seno que las mujeres debido a una pequeña cantidad de tejido mamario que tienen. Los factores de riesgo para los hombres son similares a los de las mujeres, pero también incluyen otros como afecciones testiculares, exposición al estrógeno y síndrome de Klinefelter, una afección congénita que afecta a aproximadamente 1 de cada 1,000 hombres.

El riesgo de cáncer de seno en los hombres aumenta con la edad, comúnmente diagnosticado entre las edades de 50 y 70. Los cánceres relacionados con mutaciones genéticas a menudo ocurren en personas menores de 60 años. Los síntomas del cáncer de seno en los hombres son muy similares a los de las mujeres. Sin embargo, los tumores suelen ser más pequeños, pero pueden estar más avanzados en el momento del diagnóstico porque los hombres tienen muy poco tejido mamario, por lo que el tumor no tiene mucho para crecer antes de invadir otros tejidos o los ganglios linfáticos.

Tanto para las mujeres como para los hombres con antecedentes familiares fuertes de cáncer de seno, es importante que se realicen autoexámenes mensuales y que un médico examine inmediatamente cualquier cambio. Es importante compartir si hay antecedentes familiares de cáncer de seno y discutir si ese historial podría justificar cambios en la atención.