17. jul., 2017

Gina Buendía, una mujer agradecida por todo lo vivido

Siempre me ha gustado destacar la vida, el esfuerzo y la dedicación de las personas, hay tanta gente que hace cosas maravillosas en este país que sería un error no dar a conocer sus logros, aunque ya tenía dos personas a quienes previamente destacaba su trabajo en esta sección de mi web, he querido darle un giro a estos perfiles y presentar a personas que vale la pena que usted conozca porque ellos hacen patria y también son ejemplo de vida para muchos.

Cada una de estas personas tendrán la oportunidad de responder un cuestionario para todos por igual, pero claro cada uno tendrá una respuesta diferente.

La primera persona que ocupara el tercer perfil en su reestructuración es dedicado a una mujer a la que conocí hace muchos años cuando estuve como reportera en Radio Caracol y a quien admiro porque escribe divino y tiene unas cualidades maravillosas, conozcamos a Gina Buendía.

 

  1. Tu nombre completo

Gina Lissette Buendía Hernández de Hernández (jejeje)

  1. Edad

Tengo 39 años, agradecida por todo lo vivido, rumbo al 4to piso.

  1. Nacimiento

25 de febrero de 1978

  1. Cómo iniciaste tu carrera, en qué te graduaste, tienes hijos, cómo divides tu vida entre trabajo, hijos, familia.

Profesión

Empiezo por decir que desde los 11 años ya sabía que quería ser periodista. Veía en los medios a los reporteros y estaba el país resurgiendo de una época agitada. A su vez, la Guerra del Golfo Pérsico, ampliamente televisada, me tenía impactada, le dije a mis padres, “ya sé qué seré cuando sea grande: reportera de guerra”, no he estado en Medio Oriente, jejeje, pero he aprendido de muchas batallas locales.  

Me gradué de periodismo en la Universidad de Panamá y aunque había hecho pininos en un programa televisivo como lo era, en ese entonces Stilos, mi gran primera oportunidad me la dio Radio Caracol, no había paga, pero esas son oportunidades que no se rechazan.

Aprendí de los mejores no hay duda, al cabo de un año de trabajar por amor y cariño tuve que decidir dejar la emisora, pues el contrato prometido nunca llegó.

Dos meses estuve tocando puertas, no es fácil cuando se empieza, pero le hago siempre honor a mi apellido.  Tenía confianza que llegaría el día de mi suerte, y llegó!  Oscar López, desconocido para mí en ese entonces, propietario de Ópticas López me llamó para decirme si podía acudir a una entrevista de trabajo. Me sorprendió, había respondido a muchas solicitudes de trabajo, pero ninguna para trabajar en una óptica, y como nunca rechazo una entrevista laboral, acudí a su llamado.   

Se desempeñaba, además, como asesor de la Cámara de Comercio Industrias y Agricultura de Panamá.  Este gremio necesitaba a quien pudiera producir, locutar y editar dos programas radiales para la Cámara, un gran reto y por supuesto que dije sí.   Durante dos años estuve aprendiendo mucho del sector comercial, económico y agropecuario, fue una puerta de entrada al periodismo económico que me apasiona porque además se me dio la oportunidad de coordinar la revista del Gremio, Enlace.  

Definitivamente  me abrió el camino para convertirme en reportera del Diario Panamá América, en la era de los Arias, y ahí libré batallas como la reforma fiscal del gobierno de Martín Torrijos, y la reforma a la Caja de Seguro Social.  

He andado por muchos rumbos en esta brújula profesional y en Pauta, aterricé hace 10 años. Editar la primera revista de negocios y mercadeo de Panamá ha sido un honor, y aprender de una maestra como Diana Martáns, más.  Hoy la radio forma parte de mi vida diaria, ese primer amor nunca se olvida.

FAMILIA

Estoy casada desde hace 11 años con otro periodista, el mejor del diario la Prensa, Alex Hernández.   Nuestros colegas se sorprenden que esto haya podido funcionar, pero claro que funciona.  José Alejandro y Gina Alejandra son producto de este compromiso que tomamos al formar una familia.  Hemos estado en un camino nada fácil, hemos enfrentado y superados retos como el síndrome de Asperger de nuestro primogénito, pero estamos seguros que todos los caminos que nos toque andar, serán para compartirle a las personas nuestro testimonio de que Dios es bueno todo el tiempo!

No es fácil es verdad, lidiar y equilibrar la vida familiar con la laboral, pero somos un equipo. Debo dar gracias por mi socio en esta empresa Hernández Buendía, porque me apoya en todo, en los quehaceres del hogar hasta en el cuidado de los niños. Hay respeto, compromiso y amor. Eso fue lo que viví en mi infancia, y me alegro poder tener un equipo con la familia que me ha tocado formar.

  1. Qué te gusta hacer en un día tranquilo?

Mis días ya no son tranquilos. Jajajaja pero es una vida hermosamente caótica.  Me gusta la sencillez de una hamaca y la brisa fresca.  No sabes como amo mi vida en casa, calentarla

  1. Algún sueño por cumplir?

Sabes que voy teniendo sueños por etapas, y he estudiado ya Recursos Humanos,  periodismo económico, responsabilidad social empresarial, pero tengo el sueño de Estudiar Psicología y ayudar a quienes necesitan terapias y seguimiento y no tienen el alcance para pagar.  Cada vez las especialidades están lejos del bolsillo de quienes más lo necesitan.

 En el caso de Mi hijo José, hemos visto cómo personas no han podido avanzar lo suficiente con sus niños por los altos costos en tratamiento. Ese es mi sueño. Por otro lado quería estudiar Teatro, y dije antes de los cuarenta lo haré.  Ya estoy en el curso de siete meses de Teatro de Aba y estoy feliz.

  1. Tienes mascotas?

Aún no nos ponemos de acuerdo, no tenemos mascotas, pero la tendremos y lo más probable es que sea un gato! Según José se llamará “bolas” jajaja

  1. Te gusta la política?

Me apasionan los análisis políticos.  Pero no me veo involucrada en política, más allá de manejar las comunicaciones a líderes políticos con carteras difíciles como educación, o sensibles como el desarrollo social, tal vez pueda desempeñarlo.  Probé lo que es hacerlo en el 2006 en el MIDES, un ministerio que encierra tanto, pero que no es visibilizado.  Acepté el puesto de Jefa Medial porque la condición era no pertenecer a un partido político pues mi salario era pagado por la oficina de asuntos internacionales, a través del programa de las Naciones Unidas para el desarrollo PNUD.  

Es lo más cerca de la política que he estado y que estaré. Cuando mi contrato venció que incluía la modernización del departamento de Comunicación me pidieron pertenecer al gobierno ya en planilla y no acepté.  Ese fue mi salto para regresar al medio ya de la mano de Revista Pauta.

La política está tan salpicada de tanto escándalo que he llegado a la conclusión que Panamá necesita menos políticos y más ciudadanos, de ese bando sí quiero estar.

  1. Que piensas de lo que ocurre en el país?

Pueblo chico infierno grande, dice el dicho.  Panamá es el resultado del adormecimiento de la ciudadanía y el aprovechamiento del político que tiene como misión su propio beneficio.  Debemos despertar y dejar de pensar que somos el país de los milagros y que dependemos del Estado para estar bien o salir adelante.  

Hay sed de Justicia, es verdad y que la justicia llegue para hacer pagar a los gobiernos que lucraron con el poder, y darle entender a los actuales gobernantes, que el que persigas para castigar no te alejará del escrutinio de la ciudadanía.

Hemos tenido los últimos años tantos sobresaltos que no van a parar, y temo que nos acostumbremos a la situación, y no, no debemos perder nuestra capacidad de protesta inteligente y capacidad de sorpresa. Por otro lado cuando el ciudadano entienda que la corrupción está en todas sus formas desde llevarse materiales de oficina para la tarea del hijo, hasta pagar para no hacer fila en un proceso burocrático, entonces entenderán que vivimos en una sociedad corrupta desde la base y no solo en la cabeza de los estratos sociales.

  1. Qué piensas de los jóvenes que andan pensando en mil cosas menos en valores?

Hay dos grupos de jóvenes. Estamos ante una generación que cree que tiene el poder para cambiar el mundo.  Y no dudo que lo tengan, me encuentro con jóvenes impetuosos inteligentes con conciencia social, pero que a veces cruzan esa delgada línea que existe entre tener carácter y ser falta de respeto. Algunos han perdido el respeto por aquellas personas de las que pueden aprender y adquirir experiencia.  

Hoy, ese grupo  es portavoz de protestas, pero el respeto es el principal valor cuando te propones ejercer tu derecho a tener voz en una sociedad.  Aún creo en ellos, aún creo en el potencial de ese grupo. Ahora, hay otro grupo de jóvenes,, el que está aún lejos de pensar en el futuro y de ese somos responsables todos.  Si dejamos que el celular y la tv eduquen a nuestros hijos, sobrinos y ahijados, qué podemos esperar?   Inculcar valores es un tema de corresponsabilidad. Y nos toca ser más activos en eso.

  1. Qué opinas de las personas que en redes no llevan buenos mensajes?

Me pongo a pensar primero en el autoanálisis que me hago de cómo he utilizado las redes. Y nosotros le hemos dado tanto poder a las redes sociales. Nosotros, no al revés.  Hay personas que mal aprovechan ese poder para enviar mensajes vacíos, mensajes de odio, mensajes de protestas, mensajes de contienda,  simple desahogos, alegrías y tristezas. No creas las redes sociales me han ayudado mucho a ser una persona más tolerante. 

Y qué pienso de las redes sociales?

Es una herramienta que ha ayudado a muchos a expresar emociones.  Facebook, es un país completo. Se supone que mi círculo de amigos y conocidos forman parte de el. Comparto lo que comparto porque tengo esa seguridad que el está en mi facebook ha dido invitado y aceptado por mi para que vea lo que comparto. Tengo el poder de enviar mensajes emitir opinión no puedo pretender usarlo para manipular opinión, pero eso hacen muchos.  Leo planteamientos de muchos conocidos y por eso digo que he ganado tolerancia porque convivo en las redes con personas que no piensan igual a mi y no puedo rechazarlos por eso,  debo ser tolerante así como lo soy en ambientes reales de trabajo en donde comparto con personas diferentes a mi y de todas aprendo.

Así es que en mis redes tengo la representación de toda una sociedad. Católicos, evangélicos, ateos, políticos, antipolíticos, taquilleros, activistas sociales, feministas, homosexuales, y simple observadores que no comparten nada. Esa convivencia puede ser más difícil en persona y vida real.

Finalmente pienso que las redes sociales tienen el poder que nosotros le demos de ahí la diferencia está  en cómo usarlas y para qué usarlas.

  1. Que te viene a la cabeza cuando escuchas “influencers”?

Wao influencers, término que está de moda.  En este mundo que vivimos de la comunicación las empresas y organizaciones tienen sed de darse a conocer ellas o sus productos manteniendo la reputación que ahora es más importante que nunca por el poder que le damos a las redes sociales y la opinión pública.

Bajo ese paraguas o ese norte las empresas invierten Miles de dólares en tener influencers que respalden sus productos y su marca, poniéndonos en frente a personas liderando campañas y contando historias.  Así es que se supone que  influencers tienen cierto prestigio a nivel social y virtual , el tema aquí es que los medimos por la cantidad de seguidores y no porque realmente el personaje cuente con la credibilidad y seriedad de comunicar y representar mi producto o servicio.

  1. Que piensas de la televisión actual, la radio y las redes sociales?

Televisión, radio, redes todos medios aún poderosos. La televisión se convirtió en los hogares en la segunda mamá de muchos y en la primera escuela de otros, de ahí su poder.  En Panamá mucho se habla de la calidad de las producciones y del debilitamiento de la tv como tal gracias a las redes sociales o a que los jóvenes ya no ven tv.  

Pero cuando escucho el rating de las novelas que dan desde temprano, cuando escucho la penetración que ha tenido programas como calle siete y esto es guerra, suelta el wichi, etc entonces entiendo que la TV no está muerta, hay un sector de la población consumiéndola tanto o igual que antes, y no importa cuánto cuesta un minuto en tv, las marcas aún creen en el medio. Si educa o no ya no le importa a la gente que la consume, y los departamentos de producción les importa es si está bien vendido porque de eso obviamente viven, de las ventas.

En lo personal en mi casa se ve Discorey Kids y Baby TV sí que lindos canales pero saturados de piezas publicitarias de cosas que aún no quiero comprarle a mis hijos, pero ese sigue siendo el poder de la TV porque está  para vender aunque eso no nos guste. Aunque me cause úlcera.

La radio es un medio tan vigente y poderoso. Que encuentras programas de todo tipo para gustos tan variados y nuevamente sorprende porque hay público para todo. Estar en radio todos los días me llevó a vivir esa conciencia que se tiene de hacer la diferencia en la forma de hacer radio.

No lo puedo medir por rating no sé realmente si  estamos siendo escuchados tanto como nos dicen, pero estoy segura que si lo hacemos de forma responsable sin chabacanería, hay un público afuera que lo agradece y si solo tuviera un solo oyente en todo el país, prefiero llegarle bien a ese oyente que darle contenido fuera de mis principios por solo vender y vivir del rating. Hoy ambos medios han tenido que hacer sus híbridos y convivir con las redes sociales. Pero aún hay muchas personas allá afuera que no interactúan en redes, no nos podemos olvidar de eso ni de ellos.

  1. De qué te arrepientes

He tenido oportunidad de arrepentirme de ciertas decisiones, una de ellas fue irme en el 2006 del diario Panamá América, sentí en un momento que pude haber hecho mucho más, pero después en el camino entiendo que todo lo que he vivido y decidido está dentro de un plan perfecto que  Dios, en el creo, tiene para mí.  Así es que así tenía que ser.

  1. Qué piensas de la generación de ahora y la de antes

No tienes idea de las discusiones que he tenido con mi mamá sobre eso. Es normal escucharla decir "antes en mis tiempos nosotros", "todo era mejor" y yo discutía y le decía qué cambió si ustedes criaron a la generación de ahora?  Se supone que debe ser mejor ahora.  Y se queda en silencio. Pero ahora, que me escucho a mí misma decir estas generaciones no tienen nada en la cabeza me cae la teja porque, es la generación de gente criada por personas de mi edad. Qué hacemos mal?  Nada.  

Concluyo que no es lo mismo una época en la que la información no era poder no puede ser jamás igual a la generación de la información y el Internet.  El acceso a tanta información le da a los jóvenes de hoy de sentirse con el poder de hacer lo que quieran porque crecieron empoderados a hacer lo que querían. Nos toca guiarlos a canalizar de la mejor forma ese empoderamiento.  De ahí salto a la siguiente respuesta.

  1. Que quisieras dejarle a la humanidad

Quiero dejarle a la humanidad las historias que he escrito en sus mayoría historias positivas de éxito para que vean que lo bueno prevalece. Quiero dejarle a dos niños educados bajo los valores del respeto que amen lo que hacen y que precisamente hagan todo con pasión.  Quiero dejarle a los que me conocieron alguna vez el testimonio de que AmarCura.

  1. Que haces por tu país?

Eso mismo hago. Hago todo con amor.  Quiero en medio se que aprendo todos los días,pero quiero  traspasar también conocimientos a otros en este mundo de informar y bien.  Si yo puedo hacer la diferencia desde mi puesto de acción como profesional y madre, estoy haciendo Patria con eso.

  1. Más que nada una información completa que hagamos docencia de tu vida de modelo para dejar un legado y a través de tu vida ser ejemplo a muchos que andan por malos paso que uno puede con esfuerzo y sacrificio ser alguien en la vida, que estudiar si paga.

Nuestra vida está basada en decisiones.  Yo tomé la decisión de no sucumbir ante los fracasos.  Se lo que es caer en el intento de vivir y se lo que es levantarse dejando los egos a un lado y continuar.   No desperdiciemos nuestras vidas siendo perfectos yo les quiero dejar a todos el mensaje que podemos, en medio de nuestra imperfección hacer todo con esfuerzo y amor y eso trae recompensa.

Estamos ante una sociedad que juzga por la percepción.  Yo decidí no vivir de percepciones y aceptar a la gente como es, a quedarme con lo bueno de las lecciones y desechar lo malo.  

Tengo dos buenas razones para hacer de mi vida una vida digna.  No es fácil lidiar con la negatividad que hay en nuestro entorno se lo que es que te digan que no puedes mil veces, pero también sé que en este mundo y está época solo sobreviven a la negatividad los valientes!  Seamos valientes.