17. mar., 2018

Cámara Minera se pronuncia sobre el tema de Minera Panamá

Cámara Minera de Panamá se pronuncia sobre la situación presentada en el Proyecto Minero Cobre Panamá 

Ante la situación que se presenta en el Proyecto Cobre Panamá, La Cámara Minera de Panamá como gremio representativo de la naciente Industria de Producción de Metales en nuestro país, desea expresar ante la faz del país lo siguiente:

1. En el proyecto Minero Cobre Panamá, no existe una huelga declarada por los trabajadores de esta empresa, a causa de alguna reclamación sindical por parte de la mayoría de los trabajadores que laboran en la construcción del proyecto.

2. No es lo mismo un reclamo laboral planteado ante una empresa por los conductos y mecanismos establecidos para ello, a que grupos de personas, muchas ajenas a los colaboradores del proyecto, se tomen las instalaciones de ésta agrediendo personas, vandalizando la propiedad privada, y utilizando tácticas intimidatorias, amenazas y coacción a los trabajadores.

3. Consecuentemente, la actual paralización de los trabajos en la empresa minera se debe a la necesidad de garantizar la seguridad de miles de trabajadores, ya que miembros del Suntracs, como ya lo han hecho en varias ocasiones en meses anteriores, irrumpen al proyecto, con el principal objetivo de afiliar por medio de la violencia, la intimidación y la fuerza a los trabajadores de la empresa a esta agrupación.

4. Es evidente que este mecanismo violento de afiliación, obedece al rechazo por parte de la abrumadora mayoría de los trabajadores a estar sindicalizados bajo el paraguas del Suntracs.

5. El día viernes 16 de marzo, se pudo observar que la amplia mayoría de los más de 7,500 trabajadores de la empresa, a pesar de los intentos para que no asistieran, se manifestaron pacíficamente en las calles de Penonomé, solicitando seguir ejerciendo su derecho al trabajo en un ambiente de tranquilidad y paz, además de exigir que se respete el derecho de libertad sindical consagrado en la legislación nacional e internacional.

6. Es importante que la opinión pública del país en general, conozca la realidad de lo que sucede, ya que no solamente se ven afectados la empresa y los trabajadores directos de ésta, sino que también las más de 500 empresas proveedoras de insumos y equipos al proyecto y sus empleados; así como también los pobladores de las comunidades aledañas, los negocios de emprendedores locales (restaurantes, cooperativas de agricultores) y hasta los miembros de las comunidades y ONGs que laboran en actividades de monitoreo participativo y gestión ambiental y social del proyecto.

Todo lo anterior pone en evidencia que lo que ocurre en el proyecto no es un problema de orden laboral, sino que se trata de un problema de orden público e invasión a la propiedad privada, que debe ser resuelto por las autoridades antes de que se puedan dar hechos más lamentables, mayores afectaciones y consecuencias que se reflejen negativamente en la atracción de inversión que tanto necesita el país en estos momentos.

Es por ello que solicitamos al gobierno nacional, que actúe a la mayor brevedad para que garantice la seguridad y derechos fundamentales de la amplia mayoría de trabajadores de este proyecto, que significa además la mayor inversión privada de todos los tiempos en el país y que es fuente de beneficios para miles de panameños y las comunidades, no solamente en el orden económico sino también en lo social y ambiental.