8. ago., 2018

Movimiento Cinta Chocolate pide se investigue incremento de fallecimientos de recién nacidos

El movimiento de la cinta chocolate que promueve la humanización de los servicios de salud, expresa a la comunidad nacional e internacional su preocupación por las denuncias relacionadas con el incremento de las cifras de defunciones de recién nacidos en las últimas semanas en centros de salud del país.

Hasta el día de hoy se mantiene pendiente la meta nacional de bajar la tasa de mortalidad infantil. Según cifras del informe de Panamá 2014, del Programa Naciones Unidad para el Desarrollo (PNUD 2014), la mortalidad materna cayó en un 45 por ciento en todo el mundo, sin embargo, en el Estado panameño no se ha cumplido con la 4° meta propuesta por los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), que consiste en bajar la mortalidad infantil a un 6.3 para el año 2015.  Este objetivo también incluye reducir la tasa de mortalidad perinatal, periodo de gestación de las 28 semana hasta los 7 días de nacido.

En los países que no cumplieron dicha meta, como Panamá, se incorporan en los Objetivos de Desarrollo Sostenible para el año 2030, en el Objetivo 3: Salud y bienes: “lograr una cobertura universal de salud y facilitar medicamentos y vacunas seguras y asequibles para todos y todas”. Esta situación afecta a las mujeres y familias de todo el país, sin embargo, los riesgos de muerte durante el embarazo o el parto, se incrementan en las zonas rurales, especialmente en las comarcas indígenas donde existe poca presencia de instalaciones de salud que garanticen dicha cobertura universal con calidad y sin discriminación.

En representación de la Cinta Chocolate, iniciativa ciudadana que surgió hace seis años, con el propósito de aportar a la humanización de los servicios de salud y educar en derechos de pacientes, solicitamos públicamente, lo siguiente:

1.         Exigimos a las autoridades de salud y los que administran justicia que inicien las investigaciones que esclarezcan las circunstancias e identifique las causas y responsables de los fallecimientos de los recién nacidos.  

2.         Exhortamos a los habitantes de Panamá a estar alerta y se informen sobre los derechos de los pacientes a una atención efectiva y las situaciones que podrían reflejar una mala praxis en los servicios de salud, así como estar alerta a cualquier intento de privatización de los servicios públicos de salud.

3.         Instamos a los diputados a que inicie cuanto antes el debate del proyecto 566, que representa una oportunidad para avanzar en el fortalecimiento del sistema de salud y prevenir la mala praxis en salud. 

Es evidente que existe una crisis de nuestro sistema de salud. Es responsabilidad de todos los actores sociales, reforzar medidas de seguridad del paciente, evitar y condenar la mercantilización de los servicios de salud y su privatización paulatina mediante el descuido de las instituciones de salud, para velar por el derecho a la vida y la salud de la población usuaria.

 Mariela Arce vda. de Leis

Coordinadora

Cinta Chocolate

 Dado en la ciudad de Panamá, a los ocho días del mes de agosto de 2018