25. nov., 2018

CONVIVIENDA solicita coordinación de entidades y municipios para implementar el Plan 2035

El Consejo Nacional de Promotores de Vivienda (CONVIVIENDA) analizó lo establecido en el “Plan Metropolitano 2035” que abarcará el desarrollo urbano de las áreas metropolitanas del Atlántico y Pacifico, toda vez que el mismo contempla inversiones mayores a los $20 mil millones de dólares que requerirán activar efectivamente el concepto de “Nodos de Desarrollo”, como pieza clave del proyecto y cuya implementación adecuada mejorará de manera importante la calidad de vida de las comunidades que componen esta urbe.
 
El área metropolitana concentra más del 60% de la población y más del 75% de la generación de la riqueza del país. Desde la desaparición del Ministerio de Planificación y Política Económica y la creación del Ministerio de Economía y Finanzas, pareciera que ninguna institución planifica a mediano ni largo plazo las inversiones necesarias para el desarrollo de forma ordenada, coordinada y en función de la estrategia de desarrollo del país.
 
Miguel De Janón, presidente de CONVIVIENDA destacó que este nuevo plan es una herramienta bien estructurada que contiene estrategias y acciones concretas para el desarrollo de la planificación urbana de la metrópoli.  Sin embargo, de nada sirve un trabajo bien hecho, si no se sigue el mismo o no se implementa apropiadamente, como ocurrió con el Plan de 1997, por lo que esperan que el MIVIOT, como institución rectora del ordenamiento territorial nacional, coordine rápidamente con las demás entidades del Estado y con los municipios, para alinear esfuerzos y que la ejecución de este plan se realice de inmediato y eficientemente.
 
“Este plan es muy positivo y completo tanto para las autoridades (porque les permite ordenar el desarrollo), los promotores inmobiliarios (debido a que se establecen reglas claras) y para la ciudadanía (porque tendrán mejores ciudades a futuro). Las mejoras en la infraestructura pública permitirán hacerle frente al crecimiento poblacional y se corrijan los errores debido a la improvisación de años anteriores”.
 
Precisó también que es importante que el plan facilite y mantenga los acuerdos entre los actores y trascienda las administraciones, más allá de cada cinco años. Aunque el desafío no será fácil, están dispuestos a enfrentarlo como un compromiso compartido a largo plazo, que garantice la calidad de vida de los habitantes de las urbes metropolitanas.