6. ago., 2020

La Superintendencia de Bancos de Panamá presenta Informe de Estabilidad Financiera

La Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) publicó en su sitio web el Informe de Estabilidad Financiera al primer semestre de 2020.

El informe describe el desempeño reciente del sistema financiero y, particularmente, el bancario, a la vez de informar sobre las tendencias y los riesgos que atañen al sistema financiero panameño en su conjunto, a fin de proveer, de manera estable, los servicios financieros a lo largo del ciclo económico.

Además, incluye el entorno económico nacional e internacional, la bancarización en Panamá, elementos como la evolución del endeudamiento de los principales usuarios de crédito y la capacidad del sistema financiero de adaptarse adecuadamente a situaciones económicas adversas.

De acuerdo al estudio, el mayor crecimiento de los depósitos de la banca privada panameña y la banca privada extranjera, así como un menor impulso crediticio favoreció las condiciones de liquidez del sistema financiero. A su vez, se destaca que los bancos cumplen en más del doble los requerimientos regulatorios en materia de liquidez, lo cual es un factor que les permite afrontar los vencimientos a corto y mediano plazo.

El estudio presenta los resultados del análisis de sensibilidad, realizado a través de pruebas de tensión bancaria, en los rubros de liquidez y la cartera de crédito, el cual sugiere que actualmente el sistema bancario panameño no es especialmente vulnerable a diversos choques macroeconómicos y financieros. Con este análisis se demuestra que el sistema bancario panameño se mantiene con la capacidad para enfrentar un hipotético escenario de riesgo adverso.

El documento señala que “al inicio de la crisis del Covid-19 uno de los problemas centrales que motivo la preocupación del ente supervisor y las autoridades de política pública era la potencial presión sobre la liquidez del sistema bancario, en ausencia de un prestamista de último recurso. Si bien los bancos tienen una posición de liquidez sólida al inicio de la crisis, los efectos y presiones de la economía real suponen una presión fuerte sobre la liquidez que puede gravitar durante todo este proceso. En primer lugar, los efectos en los agentes económicos de la crisis suponen una mayor demanda de saldos líquidos en el sistema bancario, para poder mantener cierto nivel básico de actividad, en una coyuntura económica en recesión. Segundo, las medidas de alivio, automáticas o no, suponen un menor flujo de liquidez hacia el sistema”.

Ante este panorama, el ente supervisor está trabajando en el diseño de un fondo de liquidez para atender necesidades estacionales de liquidez de bancos del sistema y poder mantener la estabilidad y seguridad necesaria en el sistema bancario, agrega el informe

Por otro lado, se destaca que como resultado de las medidas de alivio financiero adoptadas mediante el Acuerdo 2-2020, los bancos de la plaza panameña han modificado las condiciones de una porción de la cartera de préstamos. Sobre el particular, señala que, dada la realidad e incertidumbre de la situación económica, la Superintendencia evaluará los desarrollos recientes sobre la situación de los bancos y la economía nacional para ponderar si se requieren nuevas medidas.

Finalmente, la Superintendencia de Bancos considera que el sistema bancario del país mantiene fundamentos estables previo a crisis por la COVID-19. Esto ha permitido que la difícil situación de la economía real no se traduzca en un problema en el sistema bancario.

Para mayor información sobre este informe, visite nuestro sitio web: https://www.superbancos.gob.pa/superbancos/documentos/financiera_y_estadistica/estudios/IEF_2020.pdf