3. sep., 2022

En riesgo futuras generaciones de profesionistas por bajo nivel en matemáticas

  • Advierten que en el corto plazo habrá un menor número de estudiantes en carreras técnicas e ingenierías o aquellas donde estén involucradas las matemáticas
  • El bajo aprovechamiento en Matemáticas se agudizó con la pandemia y ello podría mermar la generación de nuevos estudiantes universitarios.

La pérdida de aprendizaje que trajo consigo la pandemia de La Covid-19 en alumnos, sobre todo de nivel básico, pone en riesgo a esa generación y su futuro académico, pues podrían rechazar carreras técnicas e ingenierías que involucren las matemáticas, disciplina donde existe la mayor afectación en conocimientos, advirtió la empresa japonesa de educación Kumon.

La pérdida de habilidades y aprendizaje de los estudiantes pueden condenarlos a la precariedad profesional, de acuerdo con un análisis de especialistas de dicha empresa. 

Alrededor del 65% de los alumnos en América Latina elige carreras universitarias que no incluyan matemáticas o tengan un mínimo de ellas, debido a la baja preparación y conocimiento de las mismas, advirtió Kumon.

De acuerdo con pruebas de diagnóstico aplicadas en Panamá y los otros países de Centroamérica, la emergencia sanitaria de los últimos dos años refleja que se agudizó el bajo dominio de la disciplina matemática entre dos y tres ciclos.

De acuerdo con datos del Ministerio de Educación (Meduca) durante el primer trimestre escolar del año 2022, los estudiantes en escuelas oficiales del país presentaron mayores deficiencias en materias como matemática, español e inglés.

Estos datos estadísticos recabados con base al ingreso de las calificaciones en los boletines a través del Sistema de Administración de Centros Educativos (SIACE), matemática representa la mayor dificultad para los alumnos, en donde el 21% de los de nivel media obtuvo notas bajas, mientras que para premedia, un 19% no aprobó la asignatura y, en primaria, fue un 7%.

Daniela Rosales, Gerente Senior para Kumon México y Centroamérica, dijo que la desidia o rechazo por estudiar carreras universitarias donde están involucrados los números, se debe a que desde la formación básica, no se sentaron las bases para un conocimiento sólido en esta disciplina y van arrastrando esas deficiencias a lo largo de su vida académica.

Panamá y otros países enfrentarán en los próximos años la necesidad de requerir más profesionistas y técnicos preparados que aporten a la vida productiva, pero al parecer una de las consecuencias de la pandemia de la Covid-19 será un menor nivel de alumnos con bases sólidas para elegir carreras técnicas o donde se involucren las matemáticas.

Esto no es un hecho nuevo a raíz de la contingencia, pues pruebas nacionales e internacionales que se aplican a los estudiantes han mostrado que en Panamá existe un gran vacío en el dominio de las matemáticas, destacó Rosales.

Los resultados del Estudio Regional Comparativo y Explicativo (ERCE) aplicado en 2019, sumado a los de la prueba PISA de 2018, indican que Panamá estaba por debajo de la media regional y entre las últimas posiciones con respecto al resto de los países evaluados. Incluso el país desmejoró en comparación a la prueba anterior de 2013, situándose por debajo del promedio de América Latina y el Caribe en el área curricular de lectura, matemática y ciencias.

Esto trae como consecuencia, según Rosales, que, probablemente, los estudiantes que presenten estas deficiencias, específicamente en matemáticas, prefieran elegir una profesión que no tenga que ver con los números.

Esta teoría puede comprobarse en la mayoría de los casos en donde, al llegar al final de la primaria o principios de la secundaria, nuestras respuestas cambian, y es común escuchar: “algo que no tenga que ver con matemáticas”, o “algo en donde no se lea mucho”.

“Es impresionante como nuestros sueños o ideales se truncan al encontrar obstáculos en el camino, que no sabemos cómo superar". La realidad de muchos estudiantes es esta: “no le entiendo al profesor en clase”, “nunca entiendo los problemas de matemáticas”, “los libros que me piden leer son complicados y tediosos”.