5. jun., 2020
  • Iniciativa pretende unir a las empresas y los gobiernos para recuperarse mejor y generar el mayor impacto positivo para las personas, la prosperidad y el planeta.
  • Nestlé reafirma su compromiso global de ser 0 emisiones al 2050 y confirma que en Centroamérica del 2010 a la fecha logró reducir en más de un 45 % sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

155 transnacionales, que pertenecen a la iniciativa de Objetivos Basados en la Ciencia de la Organización de las Naciones Unidas, firman una declaración que insta a los gobiernos de todo el mundo a alinear sus esfuerzos de recuperación y ayuda económica pos-COVID-19 con acciones a favor de la reducción global de gases de efecto invernadero (GEI).

El compromiso adquirido por estas multinacionales -ver lista completa de las empresas aquí-, incluye:

  • demostrar que las mejores decisiones y acciones se basan en la ciencia,
  • invertir en recuperación y resiliencia para transformaciones socioeconómicas sistémicas,
  • trabajar con los gobiernos y ampliar este movimiento.

Nestlé, transnacional de alimentos y bebidas más grande del mundo, en el marco de este compromiso reafirmó su meta de ser 0 emisiones al año 2050. Claudia Alvarado, Gerente de Sostenibilidad de Nestlé Centroamérica, explica que “en Nestlé tenemos más de 10 años de trabajar para reducir las emisiones de GEI en nuestra cadena de valor, nos trazamos metas ambientales basadas en la ciencia y trabajamos mano a mano con nuestros proveedores, organizaciones y los gobiernos; por lo que este compromiso viene a validar las acciones que ya estamos ejecutando en nuestras operaciones alrededor del mundo y en la región”.

En los últimos años Nestlé Centroamérica ha acelerado sus esfuerzos y acciones a favor del cambio climático en los seis países de la región, conquistando importantes logros como:

  • Uso de electricidad 100% renovable en fábricas, centros de distribución y oficinas. En la actualidad la operación de Nestlé en Guatemala y Panamá utiliza electricidad de fuentes 100% renovables, como hidroeléctricas, solares y de biomasa.
  • Procesos más eficientes para reducir el consumo de combustibles fósiles y las emisiones contaminantes. Del 2010 a la fecha la compañía logró reducir en más de un 45% las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en su operación en toda la región.
    • En el caso específico de Costa Rica, del 2018 al 2019, su flota alcanzó una reducción del 8% de GEI, superando en un 300% la meta de un 2% anual.
    • En el Centro de Distribución de San Salvador, del 2018 al 2019, su flota alcanzó una reducción del 11% de GEI, superando la meta de un 2% anual.
    • En Guatemala en el Centro de Distribución del Naranjo, del 2018 al 2019, su flota alcanzó una reducción del 10% de GEI, superando la meta de un 2% anual. Además, la operación de sus fábricas de Antigua y Malher lograron reducir sus emisiones en más de un 95% del 2010 a la fecha.
    • En el Centro de Distribución de Managua, del 2018 al 2019, su flota alcanzó una reducción del 10% de GEI, superando la meta de un 2% anual.
    • En la operación de su fábrica en Natá, Panamá logró reducir sus emisiones en un 54% del 2010 a la fecha.
  • Ampliar iniciativas en agricultura para absorber más carbono. Nestlé fortalece sus programas con los agricultores para restaurar la tierra y limitar los gases de efecto invernadero. En la región, se han realizado capacitaciones a más de 900 productores en Panamá y más de 250 en Nicaragua para crear conciencia sobre la protección de los bosques y fuentes de agua.

Además de establecer y trabajar por metas de reducción de emisiones contaminantes basadas en la ciencia -para garantizar un aporte real a la reducción del calentamiento global- e impulsar junto a sus proveedores programas socioeconómicos para mejorar su adaptación ante el cambio climático, Nestlé forma parte de alianzas con organizaciones y gobiernos para ampliar el impacto de este importante movimiento.

En Panamá, Nestlé ha suscrito una alianza con la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza, ANCON, para desarrollar el programa “Recicla por tu futuro”, que busca generar un impacto ambiental positivo a través de un manejo integral de residuos que disminuya los desechos que van a los vertederos en ciertos corregimientos de la ciudad.

“Nestlé está desarrollando un arduo trabajo para optimizar todas sus redes de producción, distribución y almacenamiento en el mundo y la región. En Centroamérica tenemos importantes logros de reducción de emisiones en todos los países y seguiremos trabajando para acercarnos más a nuestra meta de 0 emisiones al año 2050”, añadió Alvarado. 

Acerca de Nestlé:

Nestlé es la compañía de alimentos y bebidas más grande del mundo. Está presente en 189 países y sus 328.000 empleados están comprometidos con el propósito de Nestlé de mejorar la calidad de vida y contribuir a un futuro más saludable. Nestlé ofrece un amplio portafolio de productos y servicios para las personas, las familias y sus mascotas a lo largo de sus vidas. Sus más de 2.000 marcas van desde iconos globales como Nescafé® o Nespresso® a favoritos locales como Maggi®, Nido®, La Lechera® e Ideal®. El desempeño de la compañía es impulsado por su estrategia de Nutrición, Salud y Bienestar. Nestlé tiene su sede en la ciudad suiza de Vevey, donde fue fundada hace más de 150 años.

Nestlé está presente en Centroamérica desde hace 80 años. Opera 6 plantas de producción en los diferentes países de la región. Actualmente la compañía emplea a más de 4.000 colaboradores y trabaja con más de 3.000 proveedores de materias primas, empaques y materiales indirectos. Gracias a una cartera sin igual de marcas y productos para Centroamérica, está presente en la vida cotidiana de sus consumidores durante todas las etapas de su vida. Para más información visite:www.nestlé-centroamerica.com

4. jun., 2020

Hoy, el mundo reflexiona sobre su relación con la naturaleza al celebrarse el Día Mundial del Medio Ambiente, y el Ministerio de Ambiente no lo ha dejado pasar la fecha.  

Milcíades Concepción, como ministro de la cartera, ha destacado la permanente amenaza a al medioambiente que el avance desenfrenado de la deforestación ilegal y el tráfico de fauna silvestre representa, situación que toma relevancia ante el contexto actual de la pandemia de COVID-19.

“La protección de esa biodiversidad amenazada cobra mayor relevancia en estos momentos, pues ella constituye una barrera que diluye la dispersión de patógenos entre especies”, dijo Concepción.

En ese sentido desde 2016 a la fecha la Dirección de Áreas Protegidas y Biodiversidad de MiAMBIENTE ha recogido información de los animales que atendido y rescatado; siendo cerca de mil en diversos puntos de la geografía nacional.


101 en 2016, 86 en 2017, 239 para 2018, y para 2019 la cifra subió a 319. En lo que va del 2020 se ha sobrepasado el centenar de animales rescatados, y las cifras siguen subiendo en gran medida.

El jefe del Departamento de Biodiversidad y Vida Silvestre de MiAMBIENTE, Jorge García aseguró que estos resultados son producto de la buena relación y sinergia que en el último año ha establecido el MiAMBIENTE con la Policía Ecológica, el Servicio Nacional de Fronteras, Servicio Nacional Aeronaval, grupos de ONG, y la ciudadanía en general, que progresivamente se va interesando por preservar su entorno.

Agregando que Panamá es signataria de la Convención de Biodiversidad (CBD), lo que obliga al país a conservar la diversidad biológica, a hacer el uso sostenible de sus componentes y la participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos.

Bajo este mandato Panamá ha rescatado y atendido en su mayoría aves, como tucanes, pelícanos, loros, incluso 2 ejemplares del águila harpía, además de mamíferos: zarigüeyas y perezosos, pero también primates como monos aulladores, cariblancos, arañas, titíes y nocturnos, venados colablanca, tigrillos”, aseveró García.  También han sido rescatados y reubicaron individuos de 5 especies de felinos, de las 6 que habitan en Panamá (Jaguar, Puma, Yaguarondi, Ocelote

Ante estas cifras, el ministro Concepción manifestó, que el interés de la institución, además de cumplir con el compromiso internacional, es evitar la desaparición especies clave, porque ello altera el equilibrio ecosistémico y limita los servicios que este brinda.

Por ejemplo, la extinción de una especie que actúe como depredador en un ecosistema tropical húmedo, tal como el jaguar, puede ocasionar la proliferación o sobrepoblación de otras especies, lo cual puede ocasionar múltiples consecuencias directas e indirectas tanto a otras especies como a poblaciones humana.

Inversión en equipo y una clínica veterinaria 

Concepción está claro que la inversión es necesaria para robustecer la protección ambiental y para ello en materia de conservación forestal la institución ha invertido en el último año en la creación del Sistema Nacional de Monitoreo de Bosques Multipropósito, compra de drones para vigilancia en área de difícil acceso, construcción de estaciones de trabajo y capacitación en nuevas tecnologías a todo el personal, así como en tecnología para un sistema de trazabilidad de la madera de explotaciones legales, que da pie a la persecución de la tala ilegal.

En el caso de la protección de vida silvestre el notable aumento de rescate, evaluación y atención veterinaria por el cuerpo veterinario y especialista en animales de vida silvestre que componen el Departamento de Biodiversidad dio pie, de acuerdo a García,  a la inversión para la compra de equipo especializado de rescate para todas las Direcciones Regionales del Ministerio de Ambiente en el país, consistente en insumos de monitoreo de biodiversidad como cámaras trampa y radio collares; igualmente insumos y equipo veterinario como rayos X, rifles de dardos, además de la donación de equipo a la Policía Ambiental por el permanente apoyo que ofrece a la institución.

Pero el interés por el cuidado de los animales por parte de MiAMBIENTE tiene aspiraciones mayores, pues de acuerdo al Jefe de Biodiversidad, ante la creciente necesidad de atención y rehabilitación, ha tomado la decisión de invertir en el diseño, construcción y equipamiento para la que será la primera clínica de vida silvestre en Panamá, con modernas instalaciones de hospitalización y rehabilitación, que será anunciada próximamente.

23. may., 2020

A cinco años de celebrarse la publicación de la Encíclica Laudato Sí, el máximo representante de la Iglesia Católica en Panamá, destacó que una vez la pandemia pase, la misma, dejará una oportunidad única para empezar de nuevo y asegurarnos que el mundo que surja después de esta crisis, sea sostenible y justo.

El ministro de Ambiente, Milciades Concepción participó de la eucarístia, presidida por el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa quién destacó que “el Ministerio de Ambiente se une a la campaña global del quinto aniversario de la carta encíclica Laudato Si, sobre el cuidado de nuestra casa común, la Tierra”.

Señaló Concepción que “el acercamiento con la Iglesia Católica, desde la Arquidiócesis de Panamá nos ha permitido unificar criterios para entender la Encíclica desde su génesis y conectar con las líneas estratégicas que desarrollamos y poder coordinar acciones en conjunto”.

“Hacer alianza con la Iglesia Católica en difundir y practicar el mensaje del Laudato sí, es un gran paso y es congruente con los programas del Ministerio de Ambiente, hacer educación ambiental con la gente y para la gente, sensibilizando y capacitando para la organización y la participación desde una visión de empoderamiento de los recursos naturales para su mejoramiento de vida, aportando así a la erradicación de la sexta frontera, como lo es la pobreza” aseveró el titular de MIAMBIENTE.

Subrayó que la pandemia que estamos confrontando, también podemos interpretarla como un llamado para no seguir destruyendo nuestra biodiversidad.  Añadió que los virus y bacterias, que naturalmente conviven con las especies de fauna silvestre en la naturaleza, al destruir sus hábitats o al ser capturados o consumidos por los humanos; pueden provocar enfermedades como posiblemente el covid-19 y otras afecciones, como ha sucedido en décadas y siglos pasados.

Por su parte, monseñor Ulloa destacó que “en la Encíclica el Papa Francisco hace un diagnóstico detallado de los males del Planeta: la contaminación; el cambio climático; la desaparición de la biodiversidad; la deuda ecológica entre el Norte y el Sur del mundo, vinculada a los desequilibrios comerciales y el predominio de la tecnocracia y las finanzas”.

Ciertamente, la Encíclica subraya que es necesario invertir en la formación a una ecología integral; incluso en los pequeños gestos que son suficientes: hacer la recolección diferenciada, no desperdiciar agua y alimentos, apagar las luces innecesarias, cubrirse un poco más en lugar de encender la calefacción, destacó Ulloa.

Concluye el titular de Ambiente que “sigamos trabajando unidos, para que el profundo mensaje de Laudato sí, lo hagamos realidad y agradeció al Papa Francisco, por enseñarnos a comprender a través de esta encíclica, que el medio ambiente es un don de Dios, un patrimonio común que debe ser administrado y no destruido”.

21. may., 2020

El secretario general del Ministerio de Ambiente, Jair Urriola, junto al director de Forestal, Víctor Cadavid, realizaron un recorrido por las provincias de Coclé y Veraguas con el fin de visitar las empresas reforestadoras y verificar en campo el uso correcto del salvoconducto emitido por MiAMBIENTE de acuerdo a las excepciones, a la cuarentena del Decreto Ejecutivo por la pandemia de COVID-19.

Urriola manifestó que la gira, en la que fue asistido por personal técnico de ambas provincias en materia forestal, les permitió comprobar que hasta el momento, las empresas han hecho uso correcto del salvoconducto emitido.

Cabe destacar que el funcionario destacó que estas visitas son parte de la responsabilidad, que atañe a la institución, por lo que se han planificado visitas a las distintas provincias.

Recientemente, tanto el Secretario como el Director de Forestal viajaron a la provincia del Darién con la misma finalidad y continuarán viajando al resto del país.

 

5. may., 2020

A pesar del peligro al andar en la noche en medio del bosque y del cansancio que genera caminar largas trochas, los biólogos Marcos Ponce y Abel Batista sienten pasión y curiosidad para emprender la búsqueda de nuevas especies para la ciencia en los densos bosques del país. Algunas veces encuentran especies en peligro de extinción o raramente observadas que son anexadas a los reportes científicos de la República de Panamá.

Su más reciente expedición la realizaron en el sendero El Pianista, ubicado en el Parque Internacional La Amistad (PILA). Se trata de una trocha que inicia en el distrito de Boquete, cruza la Cordillera Central y llega al mar Caribe en la provincia de Bocas del Toro. Sin embargo, ellos llevan más de diez años realizando estudios y exploraciones herpetológicas en el Istmo.

"Entre todas las giras de campo esta fue la más difícil, nos aventuramos solos y sin guía, lo que es muy riesgoso, pero asumimos el riesgo. Nos preparamos con alimentos y equipo de campo para emprender una travesía de una semana que comprendió desde la división continental, hasta un río conocido con el nombre de Velorio.

Allí encontramos una especie nueva para la ciencia, ya que solo vimos dos individuos durante una noche de búsqueda y regresamos para terminar de colectar datos que nos quedaron pendientes para el reporte científico", narra con satisfacción del deber cumplido, el biólogo Batista, quien es miembro del Sistema Nacional de Investigación (SNI), Categoría I y del Programa de Inserción de becarios de la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SENACYT).

Estos apasionados por la vida animal confirman que en total “Se registran 16 nuevos reportes de distribución, que aportan información relevante para el desarrollo de planes y estrategias de conservación para estas especies que poco se conocen en Panamá”. A sabiendas que en el oeste de la República de Panamá existen alrededor de 140 anfibios y más de 200 especies de reptiles.

“En esta publicación aumentamos estos números proporcionando, los primeros registros de país para Smilisca manisorum y Lepidophyma reticulatum. En el oeste de Panamá, informamos por primera vez Pristimantis taeniatus, Pleurodema brachyops, Leptodactylus fuscus y Mastigodryas pleei. Además, ampliamos los rangos de distribución conocidos de Basiliscus plumifrons, Anolis auratus, A. capito, A. cryptolimifrons, A. humilis, A. kemptoni, A. pseudopachypus y Geophis godmani en el país, e incluimos notas adicionales para Bothriechis supraciliaris y Bachia blairi” explica Marcos Ponce, quien es egresado de la Universidad Autónoma de Chiriquí (UNACHI).

La mayoría de los especímenes recolectados ahora forman parte del Museo Herpetológico de Chiriquí, una colección recientemente establecida en el oeste de Panamá, que sirve como referencia científica herpetológica en la región.

Como muestra de sus investigaciones en campo se resalta que, en el 2014, estos dos caballeros de la ciencia descubrieron una nueva especie de rana (Andinobates geminisae), la cual es venenosa y de color naranja brillante localizada en Donoso en la provincia de Colón.  El anfibio recibió ese nombre científico en honor a Géminis Vargas, esposa del biólogo panameño Ponce, gracias a su valiosísimo apoyo al estudio de las ranas. Hasta el momento han descrito 28 especies nuevas para la ciencia en Panamá.

Pero ellos no trabajan solos, en el año 2010 se unieron a estas expediciones los alemanes Andreas Hertz y Sebastian Lotzkat del Instituto y Museo de Historia Natural Senckenberg de Frankfurt.

Este grupo de hombres y mujeres exploradores, que van en busca de lo desconocido en la vida salvaje de la herpetofauna, han explorado un sinnúmero de veces varios sitios, entre ellos: Progreso, Puerto Armuelles; Aserrío de Gariché; Bajo de Minas en el Río Chiriquí Viejo; Santa Clara; Cerro Pando, en Bocas del Toro entre Río Clarito y Río Changena; Las Tablas, bocas del Toro; Sendero Los Quetzales, Parque Nacional Volcán Barú; Río Macho de Monte; Cabecera de Cochea; Palmira; David; Los Algarrobos; Playa La Barqueta; Querévalos, Alange; Río Chiriquí; Reserva Forestal Fortuna, Bosque Protector Palo Seco; Distrito de Santa María, Veraguas; Donoso, Colón; Valle de Antón.

Algunas de las especies reportadas recientemente son:

Rana de cuatro ojos (Pleurodema brachyops)

La rana de cuatro ojos se distribuye desde el norte de Brasil hasta Panamá. En Panamá, se ha informado que ocurre en el bosque seco de las tierras bajas del Pacífico en las provincias de Panamá, Coclé, Herrera y Los Santos. Aquí ampliamos el registro distributivo ca. 152 km al oeste del distrito de Montijo, provincia de Veraguas, Panamá que fue colectado y registrado por W. Duellman 3.4 km al norte de Montijo en la década del 1970.

Lagartija cabeza lisa (Bachia blairi)

Este raro lagarto es conocido de la Península de Osa en Costa Rica (seis especímenes), y del holotipo recolectado en las tierras bajas del cercano extremo oeste de Panamá en Puerto Armuelles en el año 1940. Encontramos dos especímenes cerca de la frontera entre Panamá y Costa Rica, en el río Chiriquí Viejo. Este registro extiende la distribución altitudinal desde 40 metros a 515 metros de elevación.

Lagartija nocturna de Costa Rica (Lepidophyma reticulatum)

Aunque la especie ha sido considerada endémica de Costa Rica restringida al lado del Pacífico, desde la región de Tilarán hasta la Península de Osa y San Vito de Java. Encontramos seis especímenes de Lepidophyma reticulatum y recolectamos dos de ellos en las orillas del Río Chiriquí Viejo. Este registro extiende el rango de distribución de esta especie en Panamá, a unos 21,6 km al SE de San Vito, provincia de Puntarenas, Costa Rica.

 

Bocaracá Manchada (Bothriechis supraciliaris)

Poco se sabe sobre la historia natural de esta especie, aparte de que es terrestre y arborícola, crepuscular y nocturna, y que la mayoría de los individuos se han encontrado en el suelo o bajo en árboles o arbustos. Nosotros reportamos cuatro individuos aquí, uno en el Rio Macho de Monte en el Distrito de Tierras Altas, Santa Clara, Cabecera de Cochea y en Palmira, Boquete. El espécimen encontrado en el río Macho de Monte, se colecto por la mañana en un bosque secundario mientras estaba posado en una roca a lo largo del río Macho de Monte.

El espécimen de Palmira se encontró a 1,5 m del suelo en un arbusto de café. En Cabecera de Cochea, se encontró a las 23:15 h. colgando de una rama a 0.5 m sobre el suelo en la maleza del bosque de galería cerca del Río Cochea a una temperatura del aire de 17.7 ° C y 89% de humedad relativa del aire. En Santa Clara, un juvenil, fue encontrado alrededor de las 22:00 hrs. moviéndose sobre la hoja palmeada de una Ciclantácea a unos 2 m sobre el suelo en un bosque secundario. No muy lejos, otro individuo se encontró poco después de la medianoche, a aproximadamente 1 m por encima del suelo en la hoja de un helecho arbóreo bajo a menos de dos metros de un pequeño arroyo. El menor estaba ocupado tragando una rana de lluvia (Craugastor fitzingeri) de atrás hacia adelante.

De seguro que mientras usted lee estos nuevos reportes, el saber científico perfecciona sus técnicas para adentrarse en lo desconocido y descubrir de entre las entrañas del planeta las especies que aún no sabemos que comparten nuestro ecosistema.