11. jun., 2021

Celsia, empresa de energía del Grupo Argos con presencia en 4 países latinoamericanos, finalizó la instalación de más de 1,000 paneles solares en el Centro de Distribución (CEDI) de la empresa panameña Dicarina, ubicado en Divisa en la provincia de Herrera.

Como parte de su apuesta por transformar sus operaciones hacia un modelo más sostenible Dicarina, empresa líder en el país en servicios de comercialización y logística, ha puesto en marcha un sistema solar fotovoltaico, instalando 1,333 paneles solares, con una capacidad de 360 kWp, en uno de sus principales Centro de Distribución (CEDI). Este centro cuenta con un metraje de 3,800 mt2 aproximadamente y se convierte en el primero de la empresa en contar con energía renovable, que representará un 51% producción de energía fotovoltaica aproximada al año y la cual dejará de emitir 152 toneladas al año de CO2.

Alfredo Argueta, CEO de Dicarina, expresó lo siguiente: Es un honor y una responsabilidad para nosotros en DICARINA, liderar con el ejemplo en proyectos de esta magnitud. Nuestro compromiso con el medio ambiente nos lleva a tener una economía sostenible, que genere valor a la sociedad.

Si bien, este se convierte en el primer Centro de Distribución (CEDI) de Dicarina en contar con energía solar fotovoltaica, la empresa no descarta la posibilidad de implementar soluciones de energías limpias en el resto de sus centros en donde mantiene operaciones, a nivel nacional.
El diseño, inversión de capital, instalación y operación eficiente del sistema de autogeneración solar fotovoltaica del CEDI de Dicarina, está a cargo de la empresa Celsia, quiénes a su vez serán los responsables de darle el mantenimiento y asesoría necesaria de manera continua a Dicarina por los próximos 15 años, que es lo que dura el contrato inicial.

“En el entorno donde hay un cambio climático acelerado, los modelos de negocio deben ser sostenibles, y nosotros en Celsia le brindamos a nuestros clientes la oportunidad de acceder a estas energías de forma rápida y segura. Nos sentimos muy orgullos que una empresa de distribución, como Dicarina, esté apostando a la nueva era de la energía, que está orientada en el despliegue de energías limpias y sacarles el mayor provecho posible, y ser nosotros quiénes los asesoremos en todo ese cambio” comentó Javier Gutierrez, Líder de Celsia Centroamérica.

Gutierrez, además señaló que actualmente estas soluciones fotovoltaicas, representan beneficios significativos para las empresas. Por ejemplo, desde la perspectiva ambiental estas empresas logran reducir la huella de carbono. Los paneles solares ayudan a disminuir la temperatura sobre los techos, beneficiando de manera directa la sensación térmica dentro de los inmuebles, y reduciendo, en consecuencia, el uso del aire acondicionado. De igual forma les permite a dichas empresas optar por créditos de carbono y certificaciones por ser eco-amigable.

Hoy Celsia lidera mercados de la energía solar con granjas y techos fotovoltaicos en Panamá, Colombia, Costa Rica y Honduras. Además, de ser una de las empresas pionera en la instalación de estaciones de carga de vehículos eléctricos en Panamá. A su vez también ha impulsado la hidroelectricidad sostenible y se ha planteado en el terreno de juego como un actor cuya estrategia desafía lo preestablecido, para beneficiar a sus clientes.

8. jun., 2021

La República de Panamá ha logrado un hito en la planificación de su sistema de áreas protegidas. El país ha conseguido incrementar la superficie marina de la República de Panamá con algún grado de gestión, para cumplir con la Iniciativa 30X30, de la que es parte, nueve años antes de la fecha estipulada. De acuerdo con esto, se ampliará el Área de Recursos Manejados Cordillera de Coiba (ARMCC).

Se trata de una zona del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP) de la República de Panamá, conformada por un polígono completamente oceánico que tiene un gran valor ecológico. Se cuenta aquí con una cadena de montañas submarinas, consideradas formaciones geológicas excepcionales, y la biodiversidad asociada a éstas, los ecosistemas

El Ministerio de Ambiente en conjunto con la Autoridad de los Recursos Acuáticos (ARAP), la Autoridad Marítima de Panamá (AMP) y el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) como gestor de los fondos y a cargo de los estudios científicos, tienen en marcha dos procesos de planificación para consolidar el área y también preparar un manual de manejo del área.

El primero tiene avances significativos y permitió concluir los estudios de sustento y se encuentra en fase de consulta pública, para ampliar los límites de esta área protegida hacia el Oeste hasta el límite de la ZEE de Panamá con la República de Costa Rica y hacia el Este hasta el meridiano 80°30¨W. Con esta ampliación, el área protegida incrementará su superficie a 67,908.98 km2.

El segundo proceso en marcha consiste en la elaboración del primer plan de manejo del área protegida, a través del que se orientará el uso sostenible de los recursos naturales y se establecerán las bases para la gobernanza de este, con la participación de los diversos actores sociales y gubernamentales en actividades que promuevan la protección, manejo y desarrollo sostenible.

Milciades Concepción, ministro de Ambiente, dijo que ante el deseo mundial del aumento de las áreas protegidas marinas y superar el 30 % del territorio, la institución conversó con científicos nacionales y se analizó la oportunidad de llegar a la meta de ampliar dicha área protegida de la Cordillera de Coiba, al aprovechar la vecindad con Malpelo en Colombia y forma una cadena montañosa submarina con Galápagos en Ecuador y Cocos, en Costa Rica.

Agregó el ministro Concepción, que durante los últimos años se ha dado un preocupación mundial por la preservación de los océanos. A su juicio, Panamá brindará a través de la protección de esta área y aporte a la biodiversidad marina de la región y se garantizará las especies que habitan esas aguas pertenecientes a la República de Panamá.

Con la ampliación del ARMCC en 67,908.98 km2 la superficie marina total de la República de Panamá que actualmente cuenta con 47,542.79 km2 aproximadamente con algún grado de gestión, se incrementará a 98,228.25 km2..

Al cumplirse esta ampliación, se fortalecerá la conectividad del Corredor Marino del Pacífico Este Tropical (CMAR) y el manejo binacional de áreas protegidas colindantes de Panamá y Colombia; esto supone la consolidación del concepto de Migravias y los esfuerzos de protección del ecosistema marino de este Corredor, al combinarse con las áreas protegidas de Distrito Integrado de Manejo Yuruparí-Malpelo y Santuario de Fauna y Flora de Malpelo en Colombia.

El mundo observa a Panamá:

“Como un país en vía de desarrollo, Panamá ha contribuido relativamente poco al cambio climático. Esta visionaria acción del Gobierno de Panamá es una verdadera muestra de liderazgo azul en un momento crítico tanto para el océano como para la humanidad.” Cristina Mittermeier, fotógrafo y co-fundadora de SeaLegacy y Only One.

“Las especies no reconocen nuestras fronteras. Esta acción no solamente protege a la vida marina, también ofrece esperanza para todo la región del Pacífico Este Tropical.” Andy Mann, fotógrafo y miembro emérito de SeaLegacy.

“Panamá avanza en rumbo inexorablemente hacia la protección de los océanos, esperemos que esta nueva actitud sea genuina y sostenible.” Héctor Guzmán, científico e investigador del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI).

“Al expandir el Área Protegida Marina de la Cordillera de Coiba, el gobierno de Panamá no solo está tomando una acción contundente para salvaguardar la excepcional vida silvestre y biodiversidad de la región sino también fortalecer su robusta economía marina y establecerse como líder global en la conservación de los océanos. Muchas gracias y felicidades al Presidente Cortizo, al Ministro Concepción y al pueblo de Panamá por proteger permanentemente este asombroso lugar y trazar la ruta al 30% para que otros países puedan seguir el ejemplo.” Molly McUsic, presidente de Wyss Foundation.

"América Latina sigue mostrando liderazgo en la protección del océano. Panamá se une a Chile en superar el 30% de protección, más importante aún, a través de alta y total protección, el estándar de oro, necesitamos más ambición como la de Panamá, si lo que queremos es proteger el planeta. Nuestras felicitaciones a Panamá desde Mission Blu." Maximiliano Bello, asesor de políticas oceánicas de Mission Blue.

“Aplaudimos el liderazgo de Panamá y su audaz acción de expandir las protecciones marinas en la Cordillera de Coiba, punto de conexión clave del Pacífico Este Tropical para muchos peces y mamíferos migratorios, último refugio para varios animales amenazados y hogar de una variedad excepcional de especies que no se encuentran en ningún otro lugar de la tierra. Blue Nature Alliance y SkyLight se están asociando con el Ministerio de Medio Ambiente, MigraMar y WildAid Marine, y se comprometen a trabajar en coordinación con Global Fishing Watch, para apoyar el monitoreo, la gestión y la implementación efectiva del área protegida.” Joaquín Quinto Labougle, oficial regional de programas para América Latina y el Caribe de Blue Nature Alliance.

8. jun., 2021

Más de 100 voluntarios entre funcionarios de la Defensoría del Pueblo, Mi Ambiente, Junta Comunal de San Felipe, Municipio de Panamá, la Autoridad de Aseo, estudiantes del Instituto Superior de Policía Presidente Belisario Porras de la Policía Nacional, y estudiantes de la Universidad Americana de Panamá (UAM); en conmemoración del Día Mundial de los Océanos participaron hoy en una jornada de limpieza en el área de la playita en el Casco Antiguo de la ciudad capital.

El Defensor del Pueblo Eduardo Leblanc González, indicó que es vital promover y crear conciencia sobre la importancia de gozar de los derechos a un ambiente sano, mantener nuestras costas y mares limpios, es muy importante poder coadyuvar hoy en el día de los océanos en la limpieza.

Agregó que ésta es la primera actividad de varias y que se cuenta con el apoyo del Ministerio de Ambiente, resaltando que es necesario sensibilizar la sociedad sobre disposición de las mascarillas y el plástico que llega a las especies marinas.

Por su parte José Julio Casas, Director Nacional de Costas y Mares de Mi Ambiente, señaló que el trabajo de limpieza en equipo entre diferentes entidades, garantiza el bien común y trae beneficio para todos. Casas destacó que están iniciando una serie de actividades junto a la Defensoría del Pueblo.

3. jun., 2021

En 2020, el transporte aéreo se vio afectado por la crisis más grave de su historia. A pesar de las dificultades económicas, el Grupo ha seguido avanzando firmemente para alcanzar sus ambiciosos objetivos de reducción de su huella medioambiental. En 2030, el Air France - KLM habrá reducido a la mitad sus emisiones de CO2 por pasajero/km en comparación con 2005 y habrá logrado la neutralidad de carbono para sus operaciones en tierra.

Para lograrlo, se están activando medidas a corto, medio y largo plazo, como la renovación y modernización de la flota, la incorporación de combustibles de aviación sostenibles y el pilotaje ecológico. El Grupo también está reforzando su compromiso en materia de responsabilidad social corporativa: todas las empresas del Air France – KLM están trabajando para promover la inclusión y la diversidad en todas las líneas de negocio mediante acciones concretas destinadas a fomentar la igualdad de oportunidades y el bienestar para todos.

"El sector aéreo seguirá desempeñando un papel esencial en los próximos años. Confío plenamente en nuestra capacidad para afrontar los retos de nuestro sector.

Los 76.000 colaboradores de Air France - KLM se comprometen plenamente a hacer de nuestro Grupo un líder aéreo europeo responsable y a permitirle desempeñar íntegramente su papel de acelerador de las transiciones. Compañías aéreas, fabricantes de aviones, aeropuertos, clientes, socios: debemos actuar colectivamente por el planeta e inventar el transporte aéreo del mañana, más responsable, que cree un valor sostenible para todos y que siga conectando personas y culturas", declaró Benjamin Smith, Director General del Grupo Air France – KLM.

 Para acceder al informe de Desarrollo Sostenible, dar clic aquí: Air France KLM

3. jun., 2021
  • El “fracaso de la acción climática” es el riesgo con mayor impacto a nivel global, y el segundo más probable, según en el Informe Global de Riesgos del WEF.
  • Gran brecha entre la percepción del riesgo climático entre las empresas, y su nivel de preparación para gestionarlo.
  • Aumenta la presión de inversores y consumidores sobre la estrategia climática y de sostenibilidad empresarial (ESG)
  • La colaboración público-privada, clave para lograr una gestión efectiva de los riesgos climáticos.

Ciudad, junio, 3, 2021 –  2020 demostró de manera contundente que la era del riesgo climático y ambiental acaba de comenzar. Por primera vez en sus 15 años de historia, el Informe de Riesgos Globales del Foro Económico Mundial (realizado en colaboración con Marsh McLennan), reveló que los 4 de los 5 principales riesgos por probabilidad, y 3 de los 5 principales riesgos por la gravedad de su impacto, están relacionados con el clima y el medio ambiente.

El fracaso en la acción contra el cambio climático está a punto de convertirse en la próxima gran “pandemia” de nuestra sociedad. “Nuestro futuro pasa necesariamente por una resiliencia climática, y todos, individuos, gobiernos y empresas somos parte de la solución. La colaboración entre sector público y privado es clave para minimizar este riesgo, de alta probabilidad e impacto catastrófico”. Comenta Gerardo Herrera, Líder Regional de Consultoría de Riesgos de Marsh Latinoamérica.

Según el reciente informe Diagnóstico de Resiliencia al Riesgo, los riesgos climáticos están en primera línea de la agenda empresarial a nivel global, siendo los consumidores y los clientes los más impactados por los mismos.

Sin embargo, existe una gran brecha entre la percepción de la gravedad del riesgo y la preparación para gestionarlo.

  • A pesar de que el 85% lo consideran un riesgo clave, el 45% asegura no tener ningún proceso (o tenerlo ineficiente) para identificar, responder e implementar cambios relacionados con los riesgos climáticos.
  • El 40% no ha realizado ningún stress-test para cuantificar el impacto financiero de los riesgos climáticos
  • Entre 20-30% cree que los riesgos climáticos no afectan a sus áreas clave de negocio.

Aumento del riesgo y la presión socioeconómica, pero también de oportunidades

El cambio climático está rediseñando el panorama de riesgos, y los retos para empresas, gobiernos e instituciones financieras, son enormes. Además, la presión de inversores, accionistas, activistas sociales y consumidores con respecto a las estrategias de sostenibilidad de las compañías sigue creciendo a un ritmo exponencial. “De ahí que los informes ESG (reporte de los aspectos ambientales, sociales y de buen gobierno de una compañía) están ganando cada vez más peso frente a los puramente financieros. La gente quiere saber si las empresas están siendo, o quieren ser, parte del problema o de la solución”, añade Gerardo Herrera.

Pero al mismo tiempo, este gran reto global está creando nuevas oportunidades para las empresas, desde motivar y atraer talento, a aumentar la eficiencia de los recursos, desarrollar nuevos bienes y servicios bajos en carbono, y aportar mayor valor a los grupos de interés y las comunidades.

Ante este nuevo panorama, las empresas deben poner en el centro de su estrategia la construcción de una verdadera resiliencia climática con un liderazgo corporativo fuerte, capaz de gestionar el riesgo de forma integral. “Anticipar el riesgo, cuantificar su impacto en las distintas áreas del negocio, así como las posibles pérdidas asociadas, es la clave para ese futuro sostenible que todos buscamos”.

¿Cómo se contruye una empresa resiliente?

1.     Con un liderazgo responsable de impulsar las estrategias de gestión de riesgos

2.     Compromiso y coordinación entre todas las áreas de la compañía para alinear los riesgos de forma integral,

3.     Formación de comités de riesgo, con representación de las unidades de negocio y los equipos adyacentes al riesgo, como los de seguridad y cumplimiento, para garantizar que se tienen en cuenta todos los riesgos operativos.

4.     Alineación de la evaluación de riesgos con la estrategia corporativa en una visión a medio y largo plazo, es decir, integración de la resiliencia y el riesgo en la planificación y estrategia empresarial.

Según se apunta en el Informe ESG de Marsh McLennan, la mejor manera para implementar una cultura resiliente es siguiendo un modelo que:

Anticipar los riesgos

Gestionar los riesgos

Éxito en la transición

Utilizando modelos líderes en la industria y nuevas metodologías, se deben identificar y cuantificar los impactos financieros del cambio climático, desde los riesgos cambiantes de catástrofes naturales hasta los cambios regulatorios y tecnológicos y la creación de nuevos mercados.

Desarrollar marcos de gestión de riesgos climáticos y estrategias de inversión, como estrategias de inversión y presupuestación de capital alineadas con el clim, seguro paramétrico y transferencia alternativa de riesgo, entre otros.

 

Desarrollar estrategias y modelos comerciales que brinden una ventaja competitiva una vez lograda la transición a una economía de bajas emisiones de carbono.

 


Colaboración para la recuperación

Si bien el cambio climático requiere de acciones inmediatas, es cierto que muchos gobiernos darán prioridad a la recuperación económica de la pandemia, o a la transición tecnológica. Al igual que con COVID-19, los impactos del cambio climático serán diferentes según el país, pero es importante considerar que un cambio hacia una producción y un consumo más ecológico no se puede retrasar hasta que revivan las economías. “Una vez más, la colaboración público-privada se convierte en la clave para gestionar de forma eficiente el riesgo climático”.