15. oct., 2020

Jóvenes alzan su voz, contra el cambio climático

Miembros de grupos juveniles organizados y empoderados participaron en dos jornadas completas de análisis y propuestas conociendo la visión y el valor que tiene la juventud en este proceso de transformación y acciones más ambiciosas en la lucha contra el cambio climático.

Con estos talleres organizados por MiAMBIENTE a través de la Dirección de Cambio Climático y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD, se cumple con una fase determinante en la consolidación y fortalecimiento de los compromisos climáticos que Panamá anunciará a finales de este año ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático CMNUCC y en donde los jóvenes tienen una misión importante.

Los participantes de todo el país discutieron sobre el rol que les toca ejercer en un problema que merece atención, e ideas innovadoras para la transformación climática en sus comunidades.

El entrenamiento, que estuvo a cargo de la empresa internacional Libélula, fue propicio para que los participantes conocieran y entendieran los espacios disponibles actualmente para el accionar de la juventud en el cambio climático en Latinoamérica y a nivel mundial. Un dinámico ejercicio hipotético se les planteó a estos líderes juveniles en el taller de participación.

El famoso actor Brad Pitt destinaría 10 millones de dólares para la lucha contra el cambio climático y cada joven debía sustentar la administración de esos fondos y los planes a ejecutar. En este laboratorio de ideas, nacieron proyectos basados en su mayoría, en el componente educativo de sensibilizar sobre el cambio climático en comunidades vulnerables, así como trabajar en el despertar de más jóvenes para que se unan en la batalla contra el problema.

Entendieron con esta dinámica, que toda acción o idea se puede convertir en un emprendimiento y de allí constituirse en empresas sociales. Ejemplo e inspiración El joven empresario Pipo Reiser se conectó desde Lima, Perú para contarles a los participantes su historia. De ser activista, replanteó su rol ante el cambio climático y decidió asumir un papel mucho más protagónico, a través del emprendimiento social. Es co-fundador de Sinba, (Sin Basura) emprendimiento en el Perú que transforma el concepto de basura a materia prima, logrando que la famosa industria culinaria de ese país minimice su impacto ambiental y mejore las condiciones de trabajo de todos los que la conforman.

Esta historia de éxito pone en perspectiva las pequeñas acciones que los jóvenes pueden realizar convirtiéndose en grandes cambios multiplicadores de beneficios para lograr resultados sustanciales en pro de un mundo sostenible.