16. jun., 2020

El Ministerio de Ambiente (MiAMBIENTE) presentó la iniciativa Reduce tu Huella a organizaciones del sector privado, entidades públicas y sociedad civil, con el objetivo de ayudarles a gestionar los impactos que sus actividades tienen en el medio ambiente, que comúnmente se conoce como huella de carbono.

Reduce tu Huella es una iniciativa desarrollada conjuntamente con el Centro Regional de Colaboración para América Latina (RCC Panamá) de ONU Cambio Climático y CAF – Banco de Desarrollo de América Latina, y constituye el primer programa concreto de la institución para apoyar al sector privado y demás organizaciones para planificar una recuperación económica sostenible, baja en carbono y resiliente al cambio climático, que se integra con los compromisos climáticos de Panamá.

Cindy Monge, viceministra de Ambiente, durante la inauguración del acto de presentación del proyecto, dijo que “esta iniciativa es la herramienta perfecta para apoyar a las organizaciones a guiar sus recuperaciones post-Covid19 de una forma sostenible, resiliente y acorde con la integridad climática”. Resaltó además que “la lucha contra la crisis climática es una lucha multisectorial, multi generacional y multilateral”.

Por su parte Ligia Castro de Doens, directora de Cambio Climático de MiAMBIENTE, destacó que Panamá se convierte en miembro fundador de la Alianza de América Latina y El Caribe sobre Programas de Huella de Carbono, que es liderado por ONU Cambio Climático y el Banco Mundial y se refirió a la necesidad de continuar con el proceso para que el país pueda culminar con éxito la iniciativa.   

Carlos Ruiz Garvia, coordinador del Centro Regional de Colaboración para Latinoamérica de ONU Cambio Climático, hizo uso de la palabra y reconoció el papel que ha asumido Panamá en la promoción de este proyecto al identificar ideas en papel, hasta lograr una verdadera identificación de políticas e instrumentos concretos transformadores para la industria. 

Recalcó que es muy importante el programa; que ayuda en la toma de decisiones en los negocios y permitirá a las compañías mejorar su beneficio reputacional y crear la cultura de los procesos de reducción y compensación, así como los riesgos relacionados por la gestión de emisiones de gases de efecto invernadero.  Además, hizo énfasis que es un gran desafío; pero también una gran oportunidad para el país.

El jefe regional de Cambio Climático para América Latina de ONU Ambiente, Daniel Galván, mencionó que “con esta iniciativa, las organizaciones participantes podrán establecer compromisos voluntarios y resultados tangibles para la transición hacia la neutralidad de carbono, acelerando así, la transición hacia una economía sostenible, inclusiva, baja en emisiones y resiliente a la crisis climática.”

El estándar de Reduce Tu Huella fue desarrollado conjuntamente con el Centro Regional de Colaboración para América Latina (RCC Panamá) de ONU Cambio Climático y CAF - Banco de Desarrollo de América Latina. Entre mayo y junio de 2020, se llevaron a cabo tres talleres para la presentación inicial del estándar de la iniciativa.

Vale destacar que el programa está acompañado de una guía y una herramienta de cálculo que les permitirá a las organizaciones medir sus emisiones de gases de efecto invernadero, reportarlas, verificarlas y posteriormente tomar acciones para reducirlas y neutralizarlas y  contará con un programa de pasantías con estudiantes de universidades estatales a nivel nacional para proveer asistencia a las organizaciones participantes en los procesos de cuantificación y registro y así limitar los costos operativos de la implementación de la iniciativa a nivel institucional.

7. jun., 2020

Un conjunto de iniciativas promueve el Ministerio de Ambiente (MiAMBIENTE), junto a otras instituciones y organizaciones con la finalidad de lograr el aprovechamiento de los océanos que bordean el istmo de Panamá y la integración a los programas de desarrollo del país. En ocasión, de la celebración del Día Mundial de los Océanos, se ha informado sobre estos programas que se adelantan en la actualidad. 

José Julio Casas, director de Costas y Mares del Ministerio de Ambiente, llamó la atención sobre la importancia de este recurso marino y resaltó que “los usos que le damos a esas enormes masas de agua favorecen la economía nacional, local y hasta internacional” y se refirió a actividades como “la pesca, la maricultura y las diferentes formas de turismo, que inyectan recursos importantes para el desarrollo de las comunidades costeras, lo que permea en la economía nacional”.

Esta institución, junto a entidades como la Autoridad Marítima de Panamá (AMP) y la Autoridad de los Recursos Acuáticos (ARAP) está actualmente en proceso de formulación de la Política Nacional de Océanos, que le dará a Panamá un diagnóstico de la situación actual que enfrentan las áreas marino-costeras y los impactos que ocasionan las cuencas bajas, medias y altas, que muchas veces son olvidados.

A su vez, busca promover una cultura de país marítimo, y una estrategia para integrar a las comunidades costeras con su alrededor, así como promover y priorizar las áreas de investigación científica para la toma de decisiones y apropiado manejo de los océanos.

Por otro lado, MiAMBIENTE lidera una iniciativa para formular el Plan de Acción Nacional de Basura Marina para Panamá, con el apoyo de ONU Medio Ambiente y la colaboración de un grupo de actores claves de diversos sectores interesados, quienes participaron en una serie de talleres organizados a nivel nacional que se llevaron a cabo en Chiriquí, Coclé, Colón, Darién, Panamá, Veraguas y la Comarca Guna Yala. 

Dentro de estos actores figuran instituciones gubernamentales, gobiernos locales, ONG’s, academia, centros de investigación, empresas privadas y sociedad civil, procedentes de las 10 provincias y 4 comarcas del país, teniendo en cuenta un enfoque inclusivo y de género.

Panamá se ha comprometido con el mundo en implementar acciones concretas que aseguren la sostenibilidad de los océanos y lideró junto a otros países en el contexto de la Vigésima Quinta Conferencia de las Partes (COP25) realizada en Madrid en diciembre del 2019, la inclusión de los océanos como parte integral de los diálogos formales que se programan en el seno de las negociaciones de cambio climático bajo Naciones Unidas.

En 2021, Panamá será la sede de la Conferencia de Nuestros Océanos o Our Ocean Conference, donde gobiernos, organizaciones no gubernamentales y sociedad civil se comprometen con acciones cuantificables para la conservación de los océanos.

Los océanos juegan un importante papel en procesos como la regulación del clima mundial; además del beneficio que brindan sus ecosistemas como repositorios de carbono; que fijan el COque producen las actividades no sostenibles que se generan en el planeta.  De allí esta serie de iniciativas que consolidan una política sostenible hacia ese recurso fundamental.

5. jun., 2020
  • Iniciativa pretende unir a las empresas y los gobiernos para recuperarse mejor y generar el mayor impacto positivo para las personas, la prosperidad y el planeta.
  • Nestlé reafirma su compromiso global de ser 0 emisiones al 2050 y confirma que en Centroamérica del 2010 a la fecha logró reducir en más de un 45 % sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

155 transnacionales, que pertenecen a la iniciativa de Objetivos Basados en la Ciencia de la Organización de las Naciones Unidas, firman una declaración que insta a los gobiernos de todo el mundo a alinear sus esfuerzos de recuperación y ayuda económica pos-COVID-19 con acciones a favor de la reducción global de gases de efecto invernadero (GEI).

El compromiso adquirido por estas multinacionales -ver lista completa de las empresas aquí-, incluye:

  • demostrar que las mejores decisiones y acciones se basan en la ciencia,
  • invertir en recuperación y resiliencia para transformaciones socioeconómicas sistémicas,
  • trabajar con los gobiernos y ampliar este movimiento.

Nestlé, transnacional de alimentos y bebidas más grande del mundo, en el marco de este compromiso reafirmó su meta de ser 0 emisiones al año 2050. Claudia Alvarado, Gerente de Sostenibilidad de Nestlé Centroamérica, explica que “en Nestlé tenemos más de 10 años de trabajar para reducir las emisiones de GEI en nuestra cadena de valor, nos trazamos metas ambientales basadas en la ciencia y trabajamos mano a mano con nuestros proveedores, organizaciones y los gobiernos; por lo que este compromiso viene a validar las acciones que ya estamos ejecutando en nuestras operaciones alrededor del mundo y en la región”.

En los últimos años Nestlé Centroamérica ha acelerado sus esfuerzos y acciones a favor del cambio climático en los seis países de la región, conquistando importantes logros como:

  • Uso de electricidad 100% renovable en fábricas, centros de distribución y oficinas. En la actualidad la operación de Nestlé en Guatemala y Panamá utiliza electricidad de fuentes 100% renovables, como hidroeléctricas, solares y de biomasa.
  • Procesos más eficientes para reducir el consumo de combustibles fósiles y las emisiones contaminantes. Del 2010 a la fecha la compañía logró reducir en más de un 45% las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en su operación en toda la región.
    • En el caso específico de Costa Rica, del 2018 al 2019, su flota alcanzó una reducción del 8% de GEI, superando en un 300% la meta de un 2% anual.
    • En el Centro de Distribución de San Salvador, del 2018 al 2019, su flota alcanzó una reducción del 11% de GEI, superando la meta de un 2% anual.
    • En Guatemala en el Centro de Distribución del Naranjo, del 2018 al 2019, su flota alcanzó una reducción del 10% de GEI, superando la meta de un 2% anual. Además, la operación de sus fábricas de Antigua y Malher lograron reducir sus emisiones en más de un 95% del 2010 a la fecha.
    • En el Centro de Distribución de Managua, del 2018 al 2019, su flota alcanzó una reducción del 10% de GEI, superando la meta de un 2% anual.
    • En la operación de su fábrica en Natá, Panamá logró reducir sus emisiones en un 54% del 2010 a la fecha.
  • Ampliar iniciativas en agricultura para absorber más carbono. Nestlé fortalece sus programas con los agricultores para restaurar la tierra y limitar los gases de efecto invernadero. En la región, se han realizado capacitaciones a más de 900 productores en Panamá y más de 250 en Nicaragua para crear conciencia sobre la protección de los bosques y fuentes de agua.

Además de establecer y trabajar por metas de reducción de emisiones contaminantes basadas en la ciencia -para garantizar un aporte real a la reducción del calentamiento global- e impulsar junto a sus proveedores programas socioeconómicos para mejorar su adaptación ante el cambio climático, Nestlé forma parte de alianzas con organizaciones y gobiernos para ampliar el impacto de este importante movimiento.

En Panamá, Nestlé ha suscrito una alianza con la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza, ANCON, para desarrollar el programa “Recicla por tu futuro”, que busca generar un impacto ambiental positivo a través de un manejo integral de residuos que disminuya los desechos que van a los vertederos en ciertos corregimientos de la ciudad.

“Nestlé está desarrollando un arduo trabajo para optimizar todas sus redes de producción, distribución y almacenamiento en el mundo y la región. En Centroamérica tenemos importantes logros de reducción de emisiones en todos los países y seguiremos trabajando para acercarnos más a nuestra meta de 0 emisiones al año 2050”, añadió Alvarado. 

Acerca de Nestlé:

Nestlé es la compañía de alimentos y bebidas más grande del mundo. Está presente en 189 países y sus 328.000 empleados están comprometidos con el propósito de Nestlé de mejorar la calidad de vida y contribuir a un futuro más saludable. Nestlé ofrece un amplio portafolio de productos y servicios para las personas, las familias y sus mascotas a lo largo de sus vidas. Sus más de 2.000 marcas van desde iconos globales como Nescafé® o Nespresso® a favoritos locales como Maggi®, Nido®, La Lechera® e Ideal®. El desempeño de la compañía es impulsado por su estrategia de Nutrición, Salud y Bienestar. Nestlé tiene su sede en la ciudad suiza de Vevey, donde fue fundada hace más de 150 años.

Nestlé está presente en Centroamérica desde hace 80 años. Opera 6 plantas de producción en los diferentes países de la región. Actualmente la compañía emplea a más de 4.000 colaboradores y trabaja con más de 3.000 proveedores de materias primas, empaques y materiales indirectos. Gracias a una cartera sin igual de marcas y productos para Centroamérica, está presente en la vida cotidiana de sus consumidores durante todas las etapas de su vida. Para más información visite:www.nestlé-centroamerica.com

4. jun., 2020

Hoy, el mundo reflexiona sobre su relación con la naturaleza al celebrarse el Día Mundial del Medio Ambiente, y el Ministerio de Ambiente no lo ha dejado pasar la fecha.  

Milcíades Concepción, como ministro de la cartera, ha destacado la permanente amenaza a al medioambiente que el avance desenfrenado de la deforestación ilegal y el tráfico de fauna silvestre representa, situación que toma relevancia ante el contexto actual de la pandemia de COVID-19.

“La protección de esa biodiversidad amenazada cobra mayor relevancia en estos momentos, pues ella constituye una barrera que diluye la dispersión de patógenos entre especies”, dijo Concepción.

En ese sentido desde 2016 a la fecha la Dirección de Áreas Protegidas y Biodiversidad de MiAMBIENTE ha recogido información de los animales que atendido y rescatado; siendo cerca de mil en diversos puntos de la geografía nacional.


101 en 2016, 86 en 2017, 239 para 2018, y para 2019 la cifra subió a 319. En lo que va del 2020 se ha sobrepasado el centenar de animales rescatados, y las cifras siguen subiendo en gran medida.

El jefe del Departamento de Biodiversidad y Vida Silvestre de MiAMBIENTE, Jorge García aseguró que estos resultados son producto de la buena relación y sinergia que en el último año ha establecido el MiAMBIENTE con la Policía Ecológica, el Servicio Nacional de Fronteras, Servicio Nacional Aeronaval, grupos de ONG, y la ciudadanía en general, que progresivamente se va interesando por preservar su entorno.

Agregando que Panamá es signataria de la Convención de Biodiversidad (CBD), lo que obliga al país a conservar la diversidad biológica, a hacer el uso sostenible de sus componentes y la participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de la utilización de los recursos genéticos.

Bajo este mandato Panamá ha rescatado y atendido en su mayoría aves, como tucanes, pelícanos, loros, incluso 2 ejemplares del águila harpía, además de mamíferos: zarigüeyas y perezosos, pero también primates como monos aulladores, cariblancos, arañas, titíes y nocturnos, venados colablanca, tigrillos”, aseveró García.  También han sido rescatados y reubicaron individuos de 5 especies de felinos, de las 6 que habitan en Panamá (Jaguar, Puma, Yaguarondi, Ocelote

Ante estas cifras, el ministro Concepción manifestó, que el interés de la institución, además de cumplir con el compromiso internacional, es evitar la desaparición especies clave, porque ello altera el equilibrio ecosistémico y limita los servicios que este brinda.

Por ejemplo, la extinción de una especie que actúe como depredador en un ecosistema tropical húmedo, tal como el jaguar, puede ocasionar la proliferación o sobrepoblación de otras especies, lo cual puede ocasionar múltiples consecuencias directas e indirectas tanto a otras especies como a poblaciones humana.

Inversión en equipo y una clínica veterinaria 

Concepción está claro que la inversión es necesaria para robustecer la protección ambiental y para ello en materia de conservación forestal la institución ha invertido en el último año en la creación del Sistema Nacional de Monitoreo de Bosques Multipropósito, compra de drones para vigilancia en área de difícil acceso, construcción de estaciones de trabajo y capacitación en nuevas tecnologías a todo el personal, así como en tecnología para un sistema de trazabilidad de la madera de explotaciones legales, que da pie a la persecución de la tala ilegal.

En el caso de la protección de vida silvestre el notable aumento de rescate, evaluación y atención veterinaria por el cuerpo veterinario y especialista en animales de vida silvestre que componen el Departamento de Biodiversidad dio pie, de acuerdo a García,  a la inversión para la compra de equipo especializado de rescate para todas las Direcciones Regionales del Ministerio de Ambiente en el país, consistente en insumos de monitoreo de biodiversidad como cámaras trampa y radio collares; igualmente insumos y equipo veterinario como rayos X, rifles de dardos, además de la donación de equipo a la Policía Ambiental por el permanente apoyo que ofrece a la institución.

Pero el interés por el cuidado de los animales por parte de MiAMBIENTE tiene aspiraciones mayores, pues de acuerdo al Jefe de Biodiversidad, ante la creciente necesidad de atención y rehabilitación, ha tomado la decisión de invertir en el diseño, construcción y equipamiento para la que será la primera clínica de vida silvestre en Panamá, con modernas instalaciones de hospitalización y rehabilitación, que será anunciada próximamente.

23. may., 2020

A cinco años de celebrarse la publicación de la Encíclica Laudato Sí, el máximo representante de la Iglesia Católica en Panamá, destacó que una vez la pandemia pase, la misma, dejará una oportunidad única para empezar de nuevo y asegurarnos que el mundo que surja después de esta crisis, sea sostenible y justo.

El ministro de Ambiente, Milciades Concepción participó de la eucarístia, presidida por el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa quién destacó que “el Ministerio de Ambiente se une a la campaña global del quinto aniversario de la carta encíclica Laudato Si, sobre el cuidado de nuestra casa común, la Tierra”.

Señaló Concepción que “el acercamiento con la Iglesia Católica, desde la Arquidiócesis de Panamá nos ha permitido unificar criterios para entender la Encíclica desde su génesis y conectar con las líneas estratégicas que desarrollamos y poder coordinar acciones en conjunto”.

“Hacer alianza con la Iglesia Católica en difundir y practicar el mensaje del Laudato sí, es un gran paso y es congruente con los programas del Ministerio de Ambiente, hacer educación ambiental con la gente y para la gente, sensibilizando y capacitando para la organización y la participación desde una visión de empoderamiento de los recursos naturales para su mejoramiento de vida, aportando así a la erradicación de la sexta frontera, como lo es la pobreza” aseveró el titular de MIAMBIENTE.

Subrayó que la pandemia que estamos confrontando, también podemos interpretarla como un llamado para no seguir destruyendo nuestra biodiversidad.  Añadió que los virus y bacterias, que naturalmente conviven con las especies de fauna silvestre en la naturaleza, al destruir sus hábitats o al ser capturados o consumidos por los humanos; pueden provocar enfermedades como posiblemente el covid-19 y otras afecciones, como ha sucedido en décadas y siglos pasados.

Por su parte, monseñor Ulloa destacó que “en la Encíclica el Papa Francisco hace un diagnóstico detallado de los males del Planeta: la contaminación; el cambio climático; la desaparición de la biodiversidad; la deuda ecológica entre el Norte y el Sur del mundo, vinculada a los desequilibrios comerciales y el predominio de la tecnocracia y las finanzas”.

Ciertamente, la Encíclica subraya que es necesario invertir en la formación a una ecología integral; incluso en los pequeños gestos que son suficientes: hacer la recolección diferenciada, no desperdiciar agua y alimentos, apagar las luces innecesarias, cubrirse un poco más en lugar de encender la calefacción, destacó Ulloa.

Concluye el titular de Ambiente que “sigamos trabajando unidos, para que el profundo mensaje de Laudato sí, lo hagamos realidad y agradeció al Papa Francisco, por enseñarnos a comprender a través de esta encíclica, que el medio ambiente es un don de Dios, un patrimonio común que debe ser administrado y no destruido”.