23. sep., 2020

Megabolsas, un gran alivio para la población guna

Una de las comarcas indígenas de Panamá que está sufriendo un duro golpe por la pandemia Covid-19 es Guna Yala, formada por 365 islas y más de 30 mil personas que se dedican a las actividades de ecoturismo, la pesca, agricultura y la artesanía.

En medio de esta pandemia, muchas poblaciones quedaron incomunicadas por el cerco sanitario que cada autoridad de las 38 comunidades impusieron para salvaguardar la vida de la población y así evitar la propagación del virus a otras islas. Nadie podía salir, ni entrar.

El primer sector que sintió el impacto del virus fue el turístico, luego de que la Junta Ejecutiva del Congreso General Guna, ante la emergencia que vive el país y el mundo por la pandemia, decidió suspender todas las actividades turísticas en la comarca.

La mayoría de la población no estaba preparada y muchos menos con el abastecimiento de alimentos, pero el Gobierno Nacional, de manera rápida creó el Programa Panamá Solidario, que representó un alivio, una forma de poder resolver una situación económica difícil de las familias gunas afectadas.

En la comunidad de Cartí Dupir, nos encontramos con la señora Florisdelia Preciado junto a otras personas esperando su bolsa de comida del Plan Panamá Solidario en el muelle. Ella con su sonrisa alegre le contaba a sus amigas que la bolsa de comida ha sido de mucho alivio para ella, en este periodo de la pandemia ya que no cuenta con ningún trabajo.

“Agradezco al Gobierno Nacional por esa ayuda humanitaria, en estos momentos difíciles que atraviesa el país debido a la pandemia del COVID-19. Gracias al presidente Laurentino Cortizo Cohen por pensar en la comarca de Guna Yala, aunque sea algo pequeño pero para mí es algo grande porque soluciona bastante”, expresó Preciado, mientras cargaba su megabolsa y su litro leche.

Actualmente, la comarca de Guna Yala ha recibido más de 55 mil bolsas de comida, que se distribuyen en los corregimientos de Narganá, Ailigandí, Tubualá y Puerto Obaldía.