14. mar., 2021

La República de Panamá, primer registro de buques con más de 8 mil 500 naves abanderadas que superan los 230 millones de TRB (toneladas de registro bruto), representando aproximadamente el 16% de la flota marítima mundial y con aproximadamente 318 mil marinos a bordo, solicitó la colaboración del Secretario General de Organización Marítima Internacional (OMI), Kitack Lim, para que sea mediador y ayude a la gente de mar y propietarios de buques con respecto a una crisis con naves que ocurre en el lejano oriente.

Esta situación afecta a afecta a unos 74 buques y a más de 1,500 tripulantes de diversas nacionalidades que están confinados en sus embarcaciones en puertos y aguas de la República Popular China. Estos buques están completamente cargados con carbón importado de Australia. 

Los hechos han sido divulgados por diferentes medios de comunicación y aunque los armadores han enviado solicitudes a los gobiernos de la República Popular China y Australia, la condición no ha variado.

“Nuestra misión al respecto, es buscar una solución razonable y positiva para que la tripulación de estos buques regrese a casa.  Recordemos que el pasado 21 de septiembre de 2020, el Comité de Seguridad Marítima de la OMI adoptó la Resolución MSC.473 (ES.2) sobre medidas recomendadas para facilitar los cambios de tripulación de buques, el acceso a la atención médica y los viajes de la gente de mar durante la pandemia de COVID-19 y los protocolos desarrollados por la industria para garantizar los cambios de tripulación y viajes seguros durante la pandemia establecidos en la MSC.1/Circ.1636”, agregó el Ministro de Asuntos Marítimos, Arq. Noriel Araúz en su misiva.

Añadió que las facultades diplomáticas de la OMI “nos pueden ayudar a exponer ante las instancias competentes, que debido a un desacuerdo comercial, se están ignorando los derechos humanos y el bienestar de las tripulaciones de estos buques”.

En una disputa o desacuerdo comercial, no se debe involucrar a las tripulaciones, ni impedir su desembarque, especialmente si su contrato de trabajo ha expirado o están a bordo contra su voluntad, tomando en consideración que dicho tripulante ha trabajado ininterrumpidamente, tal como lo ha considerado sistemáticamente la Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones (CEACR), indicando que de la lectura combinada de la norma A2.4, párrafos 2 y 3, sobre las vacaciones anuales; y de la norma A2.5.1, párrafo 2, b), sobre la repatriación, del Convenio sobre el trabajo marítimo (2006), en su forma enmendada,  de la cual se desprende que la duración máxima del período continuo de servicio a bordo de un buque sin vacaciones es, en principio, once (11) meses.

Adicionalmente, bajo ningún concepto los Estados Miembros del Convenio sobre el trabajo marítimo (2006), en su forma enmendada, deberán negar el derecho de repatriación a ningún marino, debido a las circunstancias financieras de los armadores o a la incapacidad o la falta de voluntad de éstos para reemplazar a un marino, acorde a lo estipulado en la Norma A2.5.1.8 “Repatriación” del Convenio antes mencionado.

Además, se comprende que no depende de los Estados de Bandera el permitir o no, el desembarque de los tripulantes cuando el buque se encuentra en aguas jurisdiccionales o puertos de otro país. En ese aspecto reiteramos que nuestro principal objetivo, es que se tome en consideración el bienestar de la gente de mar y como Estado de Bandera, confiamos en que, cuando esta nota esté en manos de la OMI, podamos encontrar una solución para esta crisis por el bien de los trabajadores del mar, considerados “Key Workers”.

El ministro Araúz reafirmó el compromiso que tiene la Autoridad Marítima de Panamá de trabajar de manera conjunta con la OMI, fortaleciendo y promoviendo los mecanismos de cooperación que permitan que la industria marítima y sus actividades conexas, continúen siendo un pilar fundamental en el desarrollo social y económico sostenible a nivel mundial.

7. mar., 2021

Lituania considera revaluar nexos con China y ampliarlos con Taiwán

Lituania anunció que está considerando abandonar el grupo 17 + 1 liderado por China y expandir sus relaciones con “países democráticos”, entre los que destaca Taiwán.

Después de que el parlamento lituano acordó abandonar el grupo multinacional en febrero pasado, el ministro de Relaciones Exteriores de ese país, Gabrielius Landsbergis, dijo que el programa de cooperación entre Pekín y Europa del Este ha traído a Lituania "casi ningún beneficio".

"Lituania necesita ver cuál es la mejor manera de que se reflejen los intereses de Lituania", dijo el ministro. "El formato 17 + 1 [...] no es útil para Europa, está dividiendo a Europa, porque algunos países tienen una opinión diferente sobre China que otros".

Estonia, Letonia y varios otros países de Europa del Este también estarían pensando en tomar medidas similares, dijo el canciller lituano, y agregó que Lituania planea expandir las relaciones con Taiwán, abriendo “una representación económica en esa nación”.

"No estoy diciendo que nos vayamos y que sea el final, pero realmente deberíamos considerar cuál es la forma útil de construir una relación con China", dijo Landsbergis.

Para Pekín, Taiwán es una "provincia rebelde" y se opone a cualquier relación diplomática entre las autoridades taiwanesas y otros países. De hecho, el régimen chino ejerce presión en organismos como Naciones Unidas (ONU) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) para evitar el acceso de Taiwán.

Además de los estados bálticos, el formato 17 + 1 lanzado en 2012 también incluye a Albania, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Croacia, República Checa, Grecia, Hungría, Macedonia del Norte, Montenegro, Polonia, Rumania, Serbia, Eslovaquia y Eslovenia.

Pekín se ha comprometido a invertir en infraestructura local, incluidos puertos, carreteras e industrias que no han logrado atraer capital occidental, lo que convierte a la región en la puerta de entrada de China a Europa.

Sin embargo, algunos países se han quejado de que Pekín no está a la altura de sus promesas de inversión, así como de los costos políticos de negociar con China, ya que profundizar la cooperación con China puede dañar las relaciones con Estados Unidos.

Taiwán es uno de los socios más fiables e importantes de Estados Unidos y se le reconoce a nivel mundial por sus avances en tecnología y los resultados positivos frente a la pandemia de COVID-19.

Lituania también estaría planteando la necesidad de revisar las relaciones con Pekín sobre la base del respeto de los derechos humanos, la democracia y el Estado de derecho, según medios asiáticos.

4. mar., 2021

El regulador de telecomunicaciones de Brasil, Anatel, aprobó las reglas para una subasta de espectro para redes 5G, sin ninguna restricción a la compañía china, Huawei Technologies Co como proveedor de equipos.

El año pasado el presidente brasileño de derecha, Jair Bolsonaro, criticó a la compañía china y estuvo bajo presión de la ex administración Trump para prohibir a Huawei en el mercado de tecnología de quinta generación del país por motivos de seguridad.

Las empresas brasileñas de telecomunicaciones insistieron en un mercado libre, quejándose de que excluir a Huawei costaría miles de millones de dólares para reemplazar los equipos de la empresa china que suministra el 50% de las redes 3G y 4G actuales.

Las reglas para la subasta que se espera para junio, sin embargo, tienen condiciones costosas, como requerir que las empresas de telecomunicaciones migren el próximo año a una tecnología más avanzada con redes independientes que no se basan en su tecnología actual.

También tendrán que cubrir la vasta región del norte del Amazonas con conectividad de banda ancha, en gran parte utilizando cables de fibra óptica tendidos en los ríos, y construir una red segura separada para el gobierno federal.

Representantes de la industria dijeron que Huawei, el mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones del mundo, no podía ser excluido del mercado 5G de Brasil porque, además del costo, haría retroceder al país de tres a cuatro años en tecnología.

Dos de las principales empresas de telecomunicaciones de Brasil, Telefónica Brasil SA y Claro, propiedad de la mexicana América Móvil, están presionando por una transición de 5 años a las redes independientes más avanzadas.

"La condición autónoma requiere cambiar el núcleo de las redes actuales y nos hará retroceder años", dijo Vivien Suruagy, directora de Feninfra, un grupo de presión que representa a 137.000 empresas que construyen y mantienen redes de telecomunicaciones.

Las reglas deben ser aprobadas por el Tribunal de Cuentas Federal de Brasil, el TCU, donde las empresas de telecomunicaciones esperan que se puedan cambiar las onerosas condiciones del gobierno, dijo Suruagy.

Fuente: Reuters.com

https://www.reuters.com/article/idUSL1N2KV39X

 

3. mar., 2021

A partir de las protestas ciudadanas en Hong Kong, que buscan contrarrestar las medidas que China ha tomado respecto a la excolonia británica, el nivel de arrestos, juicios y represión ha aumentado de manera exponencial, en medio de una fuerte resistencia que comenzó en 2014 con la “revolución de las sombrillas” y posteriores movimientos pacíficos encabezados por jóvenes.

El pasado 28 de febrero fueron arrestadas 47 personas para ser llevadas a juicio, por una serie de delitos recién creados en el marco de la Ley de Seguridad Nacional (LSN), emitida por China, y que, según expertos en el tema, tendría “visos de ilegalidad”.

Redactada por Pekín y aprobada sin ninguna consulta en Hong Kong, la LSN tipifica como delito los hechos de “secesión”, “subversión”, “terrorismo” y “colusión con fuerzas extranjeras”.
“Este es otro más de los nuevos métodos de resistencia civil que Hong Kong y sus líderes han implementado, generando malestar en la potencia comunista, logrando que sus demandas sean conocidas en el mundo por la creatividad demostrada al momento de convocar, organizar y realizar manifestaciones”, comentó el analista internacional Luis Zúñiga.

El ex diplomático cubano agregó que el régimen de Pekín cada vez tiene “menos tolerancia” con estas protestas, ya que “teme” que se propague por China continental ese ejemplo y que pueda perder el control al que ha “forzado” a Hong Kong.

Entre los arrestados el domingo pasado estuvieron la legisladora Tiffany Yuen, Lester Shum, Owen Chow y el exlegislador Eddie Chu. Del Partido Democrático también fueron encarcelados Wu Chi-wai y los exlegisladores Lam, Helena Wong y James To.

Para el arresto de esas personas, que no opusieron resistencia, fueron movilizados más de 1.000 policías. De este grupo fueron liberados seis, entre los cuales estaba el abogado norteamericano John Clancey, quien apoyó en la organización de estas elecciones.

Las nuevas detenciones se dieron en momentos en que los activistas participaban en una movilización para postular candidatos que pudieran representar a los ciudadanos a favor de la libertad y la democracia en el Consejo Legislativo de Hong Kong.

Además de los arrestos y persecuciones a ciudadanos que disienten, el régimen ha tomado otras medidas de presión, que han llevado a muchos a exiliarse y continuar la lucha desde otros países, tales como Taiwán, Australia, Reino Unido y Estados Unidos.

“La reacción totalitaria frente a un evento democrático nos muestra a una China comunista que deja ver su naturaleza real”, apuntó Zúñiga.

Finalmente, señaló que “el ejemplo de estos líderes, comprometidos con su nación y su libertad, tendrá repercusiones por su valentía y decisión frente a la violencia del régimen, lo que servirá de motivación de otros más porque seguramente China no dejará de insistir, pero los hongkoneses no dejarán de resistir”.

Luis Zúniga, analista internacional.

Foto: Daniel Castropé.